En los últimos meses, la princesa Mary de Dinamarca está demostrando una nueva fortaleza con la que va encaminada a su nueva posición como soberana consorte del país. A pesar de que, por el momento, la reina Margarita no tiene intención de abdicar, el papel de la mujer del príncipe Federico al frente de la Corona cada día es más protagonista, y ella misma ha comenzado un camino de cambio que anuncia nuevos tiempos para la Casa Real.

Artículo relacionado

Este jueves 12 de noviembre, con motivo del 20º aniversario de Children, Youth and Grief, Mary de Dinamarca se ponía al frente de la asociación de la que es patrona desde 2013 para pronunciar las que quizá hayan sido las palabras más duras para ello en lo que va de año. Sin poder contener sus lágrimas e intentando explicando a los asistentes lo que significa la pérdida de un ser querido, la princesa recordaba la muerte de su madre, Henrietta Donaldson.

Mary de Dinamarca

Mary de Dinamarca pronuncia un solemne discurso por el 20º aniversario de 'Children, Youth & Grief'.  

"Es difícil, si no imposible, encontrarle sentido a la pérdida de un ser querido. Pero lo que tiene sentido, y algo que no se nos puede quitar, es todo lo que teníamos con esa persona. 2000 niños y jóvenes se ponen en contacto con Children, Youth & Grief cada año porque su madre, padre, hermana o hermano está gravemente enfermo. O porque sus padres o hermanos murieron repentinamente o después de una enfermedad", comenzaba la nuera de la reina Margarita.

"Cuando pierdes a un padre o un hermano, no solo pierdes a la persona que amas (...) también corres el riesgo de perder el tiempo, las experiencias y la vida que han tenido juntos. Muchos sobrevivientes experimentan la pérdida de la vida que conocen y de la persona que eran antes de la muerte. En el dolor uno puede perderse", continuaba explicando de manera solemne. "Todos conocemos a alguien que ha pasado por esto. Yo misma he perdido a un ser querido".

Mary de Dinamarca

La princesa ha iniciado una nueva etapa para la Corona danesa.

"Cuando nos sentamos frente a una persona - niño o adulto - que ha perdido, es fácil sentirse impotente…. vacío de palabras. No podemos eliminar el problema. No podemos volver atrás en el tiempo. No podemos reemplazar el perdido por uno nuevo. Pero sé por experiencia personal que todas las personas pueden marcar la diferencia para una pareja, un amigo o un miembro de la familia en duelo: podemos ayudarlo a sentir que la persona que ha perdido sigue con ella toda la vida", continuaba.

"El mayor temor de muchos supervivientes es olvidarse de los fallecidos. El miedo a difuminar la apariencia, la voz, la personalidad y las características del difunto suele ser mayor que el dolor de recordar. Al menos puedo recordar eso mismo cuando perdí a mi madre. Por un tiempo me costó recordar su imagen, su voz y su cálida sonrisa", aseguraba la mujer del príncipe Federico sin poder contener las lágrimas. "En medio del dolor, muchos extrañan su entorno y les hablan sobre su pérdida y dolor. También lo recuerdo claramente".

Mary de Dinamarca

Mary de Dinamarca tuvo la oportunidad de hablar con algunas de las personas amparadas por 'Children, Youth & Grief'.

Intentando aportar algunas pautas para sobrepasar el duelo, tal y como se trabaja en la asociación, la princesa animaba a "escuchar esa música, convertirla en favorita, ver esa película, salir a caminar o volver a contar el chiste o historias que evoquen recuerdos agradables o divertidos en nuestros seres queridos...".

"En Children, Youth & Grief, los recuerdos y las historias de vida se utilizan en gran medida en el trabajo de duelo. En la terapia de grupo, a la que he asistido, los jóvenes escriben cartas a su padre o madre fallecidos, en las que también cuentan el proceso por el que han pasado y sus esperanzas y deseos para el futuro. Después de leer las cartas en voz alta, se les pregunta cómo habría respondido su madre o su padre a la carta. Las cartas pueden ayudar a crear una nueva conversación simbólica en un momento difícil", aseguraba.

Artículo relacionado

"La esperanza es el punto focal. La esperanza de que sea posible tener una buena vida. La esperanza de que uno pueda aprender a vivir con el dolor como parte de la vida", indicaba la princesa. Durante 20 años, Children, Youth & Grief ha ayudado a niños y jóvenes que se han enfrentado a graves enfermedades y muertes en sus familias y seres queridos vidas.

Cabe recordar que Henrietta Donaldson falleció inesperadamente durante una intervención de corazón en 1997, una trágica noticia que la princesa Mary afrontaba con tal solo 25 años. "Llegó demasiado pronto", aseguraba hace años explicando a un joven de la asociación su particular duelo. "Es tan difícil verlo de otra manera cuando se está tan cerca y es tan personal, pero a medida que pasan los años, se aprende a apreciar el tiempo que tuvieron juntos como un regalo. Y la pérdida ofrece algo que de otro modo no habrían tenido. Te hace una persona fuerte".

[Imágenes: Det Danske Kongehus]