Marta Luisa de Noruega y Durek Verret han vivido una relación complicada. A las múltiples críticas que han recibido desde el primer momento, se sumaba hace ya casi dos años la repentina muerte de Ari Behn (exmarido de la princesa y padre de sus hijas), la situación de crisis sanitario que les impidió poder estar juntos durante meses y una depresión en la que Marta Luisa estuvo sumida durante un tiempo.

Artículo relacionado

Sin embargo, tal y como ellos mismos han confirmado en muchas ocasiones, su amor es más fuerte que todo y sienten que son almas gemelas. Recién cumplidos los 50 años, la hija mayor de los reyes Harald y Sonia de Noruega está atravesando uno de los mejores momentos de su vida, feliz con su pareja y sus hijas Maud Angélica, Leah Isadora y Emma Tallulah, con quienes planea irse a vivir a Estados Unidos para estar más cerca de Durek.

Marta Luisa de Noruega
Det Norske Kongehuset

Las campanas de boda suenan cerca. Y es que ellos mismos ya han hablado de un posible enlace del que ¡incluso ya hay anillo! Tal y como el chamán confirmó hace unos meses, está a la espera de pedirle matrimonio a la princesa, de quienes ya tiene la aprobación. Por el momento está esperando "el momento adecuado" para la emocionante petición. ¿Quedará mucho? ¡Seguro que no!

Para sumar a este esperado obsequio Durek Verret ha sorprendido a la princesa con unas joyas "sofisticadas y divertidas, atemporales y modernas" de la diseñadora Paige Novick, como ha informado el medio noruego Se og Hor. Entre ellas hay un anillo de diamantes y otras piedras y una pulsera de diamantes, todo por valor de 8.000 euros aproximadamente.

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret

Además de la celebración de la Casa Real por el 50º cumpleaños de la princesa, Durek quiso organizar una súper fiesta sorpresa para su amada en su residencia de Los Ángeles. "Feliz cumpleaños a mi reina, mi diosa, mi novia, madre y amiga. Me siento honrado de estar a tu lado en esta vida. Siempre me asombra tu belleza, tu sabiduría y tu gracia. Eres mi corazón de corazones, la estrella que brilla y me ilumina a mí y a tantos. Mi amor, te adoro y pasaré el resto de mi vida mostrándote mi amor y devoción", escribió entonces para ella.

[Imágenes: Det Norske Kongehuset]