Muy sonriente y más favorecedora que nunca luciendo un favorecedor Valentino troquelado rosa con flores y joyas en tonos lavanda, Marta Luida de Noruega ha posado para este miércoles 22 de septiembre, día que cumple 50 años. La hija mayor de los reyes Harald y Sonia se encuentra en uno de sus mejores momentos personales cuando parece que ha superado casi del todo la pérdida de su exmarido, el artista Ari Behn, y la pandemia le ha dado tregua para poder visitar y ser visitada por su pareja, Durek Verret.

Artículo relacionado

Con Estados Unidos en el punto de mira con el objetivo de vivir su día junto al reconocido chamán, la princesa Marta Luisa permanece por el momento en su país natal, desde donde ha sido felicitada por la Corona aprovechando para recordar la existencia del Fondo Princesa Märtha Louise, un fondo que apoya medidas en Noruega en beneficio de los niños con discapacidad que se asignan cada año precisamente el día de su cumpleaños.

Marta Luisa de Noruega
Det Norske Kongehuset

Una corona que ella misma rechazaba hace unos años cuando, tras abolir la ley sálica en 1990, la primogenitura absoluta la habría reconocido como futura reina de Noruega de no haber sido por carecer de efecto retroactivo, dejando a su hermano Haakon (dos años menor que ella) en segunda posición.

Aún así, a la princesa Marta Luisa sí se le ofreció la posibilidad de reinar, una propuesta que ella misma rechazó. Así lo confesaba ella misma en una entrevista concedida a la revista Insider Magazine, en la que se sinceraba sobre lo que sintió al respecto. "Yo fui feliz mientras crecía, nunca estuve nada celosa".

Marta Luisa de Noruega
Det Norske Kongehuset

"Recuerdo que vino a nuestra casa, con el abuelo (el rey Olav V), y debatimos sobre si deberíamos cambiar el sistema para que yo fuera reina", explica la princesa. "Me dijeron, ‘¿qué quieres, Marta?, y yo pensé ‘tengo 15 años, no sé nada de estas cosas". Desde entonces, han sido muchas las ocasiones que Marta Luisa ha aprovechado para mostrarse satisfecha con su decisión. "Estoy feliz por que mi hermano sea el primero en la línea de sucesión, está haciendo un trabajo increíble".

Atrevida, rebelde, arriesgada y muy activa, la princesa ha encontrado en su vida ese papel secundario que le permite seguir con sus aficiones e ideas. Muy involucrada en las causas sociales, no ha sido tan afortunada en el amor hasta ahora, cuando el chamán Durek Verret ha conquistado su corazón y parece que, a pesar de la distancia, la relación se ha formalizado. Queda esperar si suenan campanas de boda, una idea que tanto ella como su pareja ya han barajado y anunciado por todo lo alto.

[Imágenes: Det Norske Kongehuset]