El rey Harald de Noruega se pronunciaba hace unos días sobre la relación entre su hija Marta Luisa y el chamán Durek Verret. "Es un choque de culturas", confesaba el soberano a Dagbladet, reconociendo que las culturas de Noruega y de Estados Unidos son muy diferentes y que todavía están en proceso de conocerse y entenderse. "Estamos en un proceso y se resolverá solo".

Artículo recomendado

El rapapolvo que Harald de Noruega le ha dado a su yerno, el chamán Durek Verret

El rapapolvo que Harald de Noruega le ha dado a su yerno, el chamán Durek Verret

Unas palabras que la princesa Marta Luisa y el reconocido chamán han querido responder, y lo han hecho nada más y nada menos que en televisión. Ha sido el canal TV 2 donde Durek Verret ha confesado la buena relación que tiene con su suegro, admirando las cualidades que posee. "Es sabio, tiene mucho conocimiento, es amable y simpático y entiende las cosas. Hablamos de todo. Él me escucha y yo le escucho".

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret
Instagram Märtha Louise

"Creo que son muy felices cuando yo estoy feliz. Han sido muy generosos y abiertos, aceptaron nuestra relación", añadía la princesa sobre sus padres. Ella nunca dudó en confiar en el apoyo que sus padres le han brindado desde el primer momento con respecto a su relación sentimental.

"Cuando mi padre dice que debemos hablar de esto, no quiere decir que deba ser estricto, sino que debe haber una discusión. Así es como lo hacemos en nuestra familia", explica la hermana del príncipe Haakon. "Confío en lo que dice y sé que hablaremos" añadía Verrett sobre los últimos comentarios sobre la sanidad en Noruega por los que el chamán ha sido criticado.

Harald de Noruega
Det Norske Kongehuset

"No vendo productos con el nombre de ella", además, "ya tenía un éxito tremendo antes. Cuando llegó a mi vida, lo que más nos disgustó fue que la gente hablara de nosotros como la princesa y el chamán".

Durek Verret ha continuado su discurso para dejar claro que en ningún momento se ha enfrentado al monarca. "Creo que se piensa que es una locura porque no se conoce la espiritualidad. Si todo lo que conociera fuera el mundo de la medicina y escuchara a alguien decir esto, también opinaría: 'Oh, Dios mío, están locos. Creo que es una locura no tratar de entenderlo mejor. Los pioneros fueron llamados locos porque nadie entendía lo que estaba pasando", concluía.