Se acabó del amor para Marius Borg Høiby y Juliane Snekkestad. El hijo mayor de la princesa Mette-Marit y la modelo noruega han mantenido una relación desde hace más de cuatro años que ha llegado a su fin, tal y como ella misma ha confirmado.

Artículo recomendado

Marius Borg Høiby, el "príncipe" polémico con ansias de anonimato, cumple 25 años

Marius Borg Høiby, el "príncipe" polémico con ansias de anonimato, cumple 25 años

"Marius Borg Høiby y yo nos hemos separado. Y ahora me siento mucho mejor", ha declarado aliviada Juliane al periódico noruego Nettavisen. Unas palabras con las que no ha dado demasiados detalles sobre su ruptura, y a las que añadía respeto y privacidad para ambos.

Marius Borg Høiby
Gtres

La pareja, que residía desde 2019 en una casa que se compraron en la ciudad de Tønsberg, al sur de Noruega, anunciaba oficialmente su relación en 2018, y desde entonces la modelo ha acudido a diferentes actos públicos junto a la Familia Real danesa, muestra de que su noviazgo se tomaba en serio por parte de su madre y de los reyes Harald y Sonia.

Marius y Juliane también tenían dos mascotas, Louie y Gabbana, protagonistas de muchas de sus publicaciones en redes sociales, y con quienes habían formado una "familia" divertida y feliz, alejada de los medios en la medida de lo posible, tal y como el hijo de Mette-Marit ha deseado desde que su madre se convirtió en princesa de Noruega.

Marius Borg Høiby
Gtres

La joven modelo noruega mantenía una excelente relación con su familia política, llegando a declarar en varias ocasiones que sentía que tenía "los mejores suegros del mundo". Un cariño gracias al cual fue incluida en el christmas navideño de la familia en diciembre de 2020. Un gesto que, sin embargo, este año no se ha repetido.

Juliane también asistió, en 2019 y 2020, a las confirmaciones de los hermanos menores de su ahora expareja, Ingrid Alexandra y Sverre Magnus; así como al último adiós de Ari Behn en la catedral de Oslo. Sobra decir que también ha sido asidua en las vacaciones familiares en las islas Lofoten.

Recientemente, Juliane hacía unas declaraciones con las que rompía tabúes sobre las enfermedades mentales. "Soy bipolar. Me lo diagnosticaron cuando era joven, así que he vivido con mi enfermedad durante muchos años. Recibí ayuda temprana y ahora sigo en terapia y estoy medicada", reconocía ante sus miles de seguidores con el objetivo de sensibilizar sobre el asunto y normalizar las terapias que ayudan a sobrellevar este tipo de enfermedades.

Unas palabras por las que se ganó el cariño y la admiración de jóvenes de todo el mundo, y que fueron plenamente apoyadas por la Casa Real de Noruega.