A través de una entrevista en el programa Good Morning America, María Teresa de Luxemburgo ha desvelado algunos de los detalles más desconocidos de su vida dentro de la Casa del Gran Duque (antes Casa Gran Ducal). Unas declaraciones que vienen meses después de que haya sido apartada de todo poder tras la conclusión del informe Waringo, por la que fue acusada de malversación

Artículo relacionado

"Me dije a mí misma, enamorarme de un príncipe es lo peor que te puede pasar. Un verdadero problema", ha declarado María Teresa de Luxemburgo ante los espectadores del citado programa. Además de ser el centro de atención, la mujer cubana de 65 años ha incidido en los sacrificios que hay que realizar para formar parte de la Realeza.

María Teresa de Luxemburgo

María Teresa de Luxemburgo sobre ser miembro de la Realeza: "Renuncias a tu libertad".

Gtres

"Pertenecer a una familia real es una responsabilidad especial. Renuncias a tu libertad, es una vida de obligación con tu país. Estás ahí para todos sin quejarte nunca".

Porque no es oro todo lo que reluce, explica la mujer de Enrique de Luxemburgo. A pesar de las cenas de gala y los grandes acontecimientos, María Teresa ha querido mostrar la parte complicada de todo ello. "Tenemos una tendencia a dar la impresión de que pertenecer a una Familia Real se compone de alfombras rojas, tiaras y cosas bonitas. Pero puedo decirte que llevar una tiara en la cabeza durante cinco horas en una cena de estado puede darte un serio dolor de cabeza. Ese es también el otro lado de la realidad".

Artículo relacionado

Sin embargo, tener un cargo como el suyo también otorga la posibilidad de ayudar a los demás de manera más efectiva, aunque no siempre puede hacerlo de la manera en que ella lo haría. "Tengo que ayudar a las personas que viven en las peores situaciones. A veces nos enfrentamos a casos en los que no podemos hacer lo que nos gustaría, ha confesado. "Pero no puedes denunciar el sistema al que perteneces, porque tienes la suerte de ser parte de él", dice María Teresa, quien se ha mostrado agradecida a pesar de todos los inconvenientes.