Nueva vida para la princesa Mako de Japón. Después de casarse con su prometido desde hace tres años, Kei Komuro, en una ceremonia de lo más discreta y sobria, la sobrina del emperador Naruhito ha puesto rumbo a Estados Unidos para vivir allí como una ciudadana más, sin privilegios y lejos de la Familia Imperial.

Artículo recomendado

El atípico "sí, quiero" de la boda de Mako de Japón

El atípico "sí, quiero" de la boda de Mako de Japón

Mako inicia esta nueva etapa junto al abogado nipón dejando atrás su vida como princesa, pero dispuesta a ser feliz en una ciudad ajena a su protagonismo y a las estrictas normas que el régimen imperial impone a las mujeres de la Realeza. La pareja, que ha luchado durante muchos meses por forjar, por fin, su amor, no ha mirado atrás a pesar del brusco cambio que supone para princesa.

Mako de Japón pone rumbo a Estados Unidos
Issei Kato

Después de poder darse el "sí, quiero", la propia Mako confesó que para ella era un alivio haber llegado, por fin, hasta este día. "Me alivia haber podido casarme".

Así, este mismo domingo ella y su recién estrenado marido caminaban por el aeropuerto como una pareja más, con atuendos completamente informales y llevando sus propias maletas. Una imagen que, no hay duda, les hará pasar desapercibidos por la Gran Manzana. Mako ha escogido para su largo viaje un jersey azul marino y pantalones anchos oscuros. En sus pies, un zapato cómodo y plano, muy diferente a lo que hemos podido ver en ella a lo largo de su vida.