Sin prisa pero sin pausa, Mako de Japón de va despidiendo de sus privilegios como parte de la Familia Imperial. La princesa asiática, que contraerá matrimonio con su prometido Kei Komuro el próximo 26 de octubre, vivirá un drástico cambio en su vida a raíz de su enlace.

Artículo recomendado

La princesa Mako de Japón renunciará al privilegio del pago único por casarse con su pareja

La princesa Mako de Japón renunciará al privilegio del pago único por casarse con su pareja

Y es que, tal y como mandan las tradiciones de la monarquía nipona, cualquier mujer de la realeza que decida casarse con un plebeyo dejará de formar parte de la Realeza, una decisión que Mako ha tomado sin mirar atrás a pesar de las críticas que su novio ha recibido durante los últimos años.

Mako de Japón visita tres santuarios del Palacio Imperial de Tokio
Gtres

El joven abogado, que actualmente reside en Estados Unidos ha sufrido dificultades económicas por las que ha tenido que posponer su boda prevista para 2018. Una situación con la que queda claro el esfuerzo y el afán de la pareja por casarse.

En su despedida del Palacio Imperial, Mako ha visitado esta semana los tres santuarios pertenecientes a la residencia real para rezar a sus ancestros y, probablemente, despedirse físicamente de ellos. La tradición japonesa manda que las mujeres que van a contraer matrimonio hagan esta visita, sin embargo ella la ha realizado de una forma diferente.

Mako de Japón visita tres santuarios del Palacio Imperial de Tokio
Gtres

Mako ha realizado este ritual, conocido como Kashikodokoro-Koreiden-Shinden-ni Essuru-no-Gi, prácticamente sola y sin darle la importancia que suele tener la visita. ¿El motivo? Que su decisión de matrimonio hace que sea repudiada por ello, por lo que no se le permite ningún tipo de exaltación en su agenda.