Mientras la vacunación avanza en todo el mundo, la Realeza de Europa continúa con pies de plomo en cada acto institucional que protagoniza, manteniendo unas estrictas medidas de seguridad en todo momento. Así hemos podido ver los cumpleaños de Margarita de Dinamarca o Guillermo de Holanda, por ejemplo, más reservados y discretos que lo que hubiera sido habitual. Además del funeral del duque de Edimburgo, al que únicamente pudieron acudir 30 personas.

Artículo recomendado

Magdalena de Suecia se abre en canal y admite lo mucho que echa de menos su país

Magdalena de Suecia se abre en canal y admite lo mucho que echa de menos su país

Por el momento, son muchos los soberanos que ya han recibido al menos la primera dosis de la vacuna. Carlos Gustavo y Silvia de Suecia; las reinas Margarita de Dinamarca e Isabel de Inglaterra, Harald y Sonia de Noruega... e incluso la reina Sofía. Se trata de los royals de más edad que entran dentro de los grupos de más riesgo, tanto por edad como por otras enfermedades o dolencias.

Magdalena de Suecia

Pero parece que Magdalena de Suecia se ha adelantado a su generación y desde Miami, donde reside actualmente junto a su familia, ya ha recibido la primera vacuna con su marido, Christopher O'Neill. Una noticia que la Casa Real sueca no ha tardado en explicar para evitar posibles malentendidos.

"Sí, en Estados Unidos en algunos estados el programa de vacunación está más avanzado", ha asegurado Margareta Thorgren, responsable de comunicación de la Corona sueca al medio Billed Bladet. Una noticia que podría acelerar el reencuentro entre la familia al completo, para que la princesa Magdalena y su familia puedan conocer al pequeño Julian, el tercer hijo de Carlos Felipe y Sofia, que vino al mundo a finales de marzo.

Magdalena de Suecia Familia

Magdalena y Chris O'Neill viven con sus tres hijos Leonore, Nicolas y Adrienne en el estado de Florida. "Tenemos restricciones algo más fuertes aquí en Florida que en casa en Suecia", comentó el pasado diciembre la reina Silvia a SVT mientras que en Suecia no existía el requisito de confinamiento ni mascarilla. En Florida, sin embargo, la hija menor de los monarcas tuvo que aislarse con su familia durante un periodo.

"Debo decir que fue bastante difícil, estuvimos encerrados durante cinco meses, y si alguien me hubiera dicho que los niños tendrían que quedarse dentro de casa durante cinco meses y que difícilmente podrían salir, con educación en casa de ocho a tres cada día día… No sabría si empezar a reír o llorar", comentaba bromeando la princesa al citado medio. Por suerte, la situación se ha relajado un poco y la vida para ellos es cada día un poco más normal que antes.