El nombramiento de Delphine Boël, que ahora se presenta como Delphine de Sajonia-Coburgo (Delphine de Saxe-Cobourg), como nueva reina de Bélgica no le ha traído cambios solo a su vida. Sus dos hijos, Joséphine y Oscar, heredan los nuevos derechos y ventajas que la artista ha adquirido a sus 52 años.

Artículo relacionado

De esta manera, los jóvenes de de 16 y 12 años respectivamente, han ganado el derecho a usar por un lado el apellido Sajonia-Coburgo, además de los títulos de princesa y príncipe que ostentan los demás nietos del anterior monarca. A poco más de un año de cumplir la mayoría de edad, la primogénita de Delphine ya ha comenzado a mostrar esa vena filantrópica que hoy parece casi imprescindible en las nuevas generaciones de las Casas Reales europeas.

En concreto, y en las redes sociales de su madre, la joven mostraba como después de cinco años se cortaba, por fin, el pelo. Su objetivo era donarlo a una causa social, Think Pink, que trabaja para luchar contra el cáncer de mama. "Gran paso hoy ... ¡Durante 5 años mi hija había estado esperando este momento! Tan feliz que finalmente pudo donar su cabello largo a @thinkpinkbelgium #solidarity :)) Espero que esto sea útil", indicaba la propia Delphine publicando varias instantáneas del momento.

De esta manera, Josephine sigue los pasos de su ahora tía, la reina Matilde de Bélgica, muy implicada con las causas sociales y solidarias, en especial con esta enfermedad.

Son muchas las ocasiones en las que la hija del rey Alberto ha mostrado a sus descendientes a través de sus redes sociales. En concreto, la joven que nació en 2003, aparece visitando diferentes galerías y exposiciones junto a su madre, además de disfrutando de las vacaciones en familia en lugares como Portofino o Nueva York.

En todas ellas, no cabe duda de la complicidad que tiene tanto con sus padres como con su hermano menor, Oscar. La también nueva princesa, por su parte, utiliza la aplicación de fotografía VSCO para retratar con su cámara sus experiencias en China, donde el verano del año pasado participó en un programa de voluntariado, o su día a día con su grupo de amigos.