Xx

Artículo relacionado

Xxx

En un país sin reyes, los Kennedy eran lo más próximo en Estados Unidos a una familia de sangre azul. Y en ese reinado, John Fitzgerald Kennedy Jr., John John, era el príncipe llamado a hacerse con la corona de un mundo perdido tras el asesinato de su padre. El hijo del presidente era el más abierto del clan, muy rico, extremadamente atractivo y desbordaba confianza. Pero era también una persona compleja, curtida por la muerte, que le persiguió desde muy niño y le hizo creer invencible. Hasta que la avioneta que pilotaba se precipitó frente a las costas de Martha´s Vineyard. Volaba con su mujer, Carolyn Bessette, y su cuñada Lauren. Los tres fallecieron.

El historiador Steven Gillon publica una extensa biografía bajo el título America´s Reluctant Prince, en la que examina su vida y trata de recomponer las horas previas al trágico accidente el 16 de julio de 1999. La avioneta, una Piper Saratoga que estrenó tres meses antes, despegó a las 8.38 pm local desde Nueva Jersey rumbo a la boda de una de sus primas en Hyannisport. Pilotaba a ojo. A la hora de vuelo entró en una zona con una niebla muy densa. Completamente desorientado, perdió el control y se precipitó al mar. Llevó dos días encontrar sus cuerpos.

Su muerte, a los 38 años, fue otro ejemplo de la extensión de la tragedia entre los Kennedy. Durante años circularon múltiples teorías conspirativas sobre las circunstancias en las que se desvaneció la avioneta aquella fatídica noche. Las hay que apuntan al sabotaje. Otros creen que John logró desafiar a la muerte. Hay hasta camisetas en Amazon anticipando el advenimiento en este 20 aniversario.