Tras el ictus sufrido el pasado verano, Joaquín de Dinamarca iniciaba una nueva vida en la que, poco a poco, a podido ir incorporándose a los planes que tenía previstos antes del susto que tuvo mientras pasaba unos días de vacaciones junto a toda su familia.

Artículo relacionado

El hijo menor de la reina Margarita regresaba ya totalmente recuperado a París, donde comenzaba su andadura profesional con el cargo de agregado militar de la Embajada danesa en Francia. El altercado de salud cambiaba por completo otros planes del príncipe, tal y como se informaba desde Billed Bladet. Lo que parecía estar siendo una retirada en silencio de la Casa Real se ha convertido en la intención de que, tanto él como su esposa, la princesa Marie, mantengan una representación institucional mucho más activa.

Joaquín de Dinamarca

Joaquín de Dinamarca iniciaba en septiembre su nuevo rumbo laboral como agregado militar de la Embajada danesa en Francia.

Y así lo han hecho desde entonces. A la reactivada agenda de la cuñada del príncipe Federico se le suma una intensa actividad de su esposo, quien este fin de semana se ha animado a conceder una entrevista -grabada esta semana en la oficina del Príncipe en la Embajada de Dinamarca en París- a 21Søndag de DR Nyhede en la que habla sobre su nueva vida laboral en Francia, sobre la vida cotidiana de la familia durante la pandemia de covid-19, y sobre un año que ha ofrecido muchas experiencias y desafíos.

Y es que el ictus sufrido el pasado 24 de julio por el hermano del príncipe Federico era una noticia inesperada que puso en jaque a la Familia Real. El royal era inmediatamente hospitalizado y operado, sometiéndose a una cirugía de emergencia debido a un coágulo de sangre en el cerebro. Una operación a vida o muerte de la que salió airoso y le permitió tener el alta hospitalaria diez días más tarde.

Desde entonces, no cabe duda de que Joaquín de Dinamarca ve la vida de otra manera. Tal y como él mismo aseguraba, "me encuentro bien, pero todavía es algo en lo que estoy trabajando ... y será mucho tiempo", confesaba admitiendo que aún no se encuentra totalmente recuperado.

"No fuimos solo yo y mi condición física los que nos vimos afectados. Mi esposa, mis hijos y la familia cercana, todos estamos afectados", ha admitido ante la DR. A sus 51 años, el príncipe no olvida agradecer la segunda oportunidad que ha tenido tras el altercado. "Damos gracias todos los días", indicaba humildemente añadiendo que ahora disfruta mucho más haciendo los deberes junto a sus hijos ya que cada momento juntos se ha vuelto mucho más valioso.