Está siendo una Semana Santa un tanto atípica por la crisis sanitaria a consecuencia del coronavirus. Sin embargo, hay que sonreír ante la adversidad y eso es lo que quiere promover Charlene de Mónaco. La princesa ha compartido varias imágenes de sus dos hijos mientras disfrutan de una de sus aficiones, la jardinería.

Artículo relacionado

Los mellizos y la sudafricana se encuentran alejados de Alberto de Mónaco y es que no hay que olvidar que el príncipe está llevando a cabo una cuarentena tras dar positivo en COVID-19 aunque afortunadamente ha superado el virus con éxito. "Envío sanación y amor al mundo, te echamos de menos. Nos vemos pronto. Feliz Semana Santa", ha escrito la princesa haciendo referencia a los difíciles momentos que están viviendo y es que es evidente que esta enfermedad ataca a cualquier persona al margen de poder, sangre o raza.

Alberto de Mónaco confesaba en plena cuarentena que soñaba con reencontrarse con su mujer y sus hijos: "Intento hablar con ellos por teléfono, pero no paran, siempre están distraídos con mil cosas, es difícil llamar su atención. Pero cuando hablamos siempre quieren contarme lo que han hecho durante el día", reconocía hace apenas unos días.

Gabriella de Mónaco

En las tres imágenes que ha hecho públicas la ex nadadora, los pequeños, de cinco años, aparecen completamente equipados en los jardines del Principado con ropa cómoda, guantes y todas las herramientas necesarias para llevar a cabo una plantación.Una vez más, Charlene ha querido compartir con todos sus seguidores el día a día de sus hijos quienes han hecho gala de su espontaneidad, sobre todo Gabriella, que posaba amablemente sobre un stand preparado con conejos de Pascua.