Los británicos han vivido este lunes 14 de octubre uno de sus momentos más esperados: la apertura del Parlamento. La reina Isabel II ha sido, otro año más, la encargada de pronunciar el discurso de apertura, escrito previamente por el primer ministro, Boris Jonhson.

Sin embargo, no todo ha salido como a la reina le hubiera buscado. La monarca ha salido de Buckingham unos minutos más tarde de la hora prevista, por lo que también ha llegado tarde al Parlamento. Un retraso que choca con la pulcra puntualidad de la monarca.

Isabel II

Además, un año más la Reina ha lucido una tiara en lugar de la corona imperial. Esta es la joya más importante del tesoro que conserva la familia real. Desde el 2017, Isabel II no la luce debido al enorme peso de la pieza, ya que sus dos kilos y más de 30 centímetros dificultan la movilidad de la monarca.

Artículo relacionado

La pieza, que se creo para la coronación de la reina Victoria en el año 1838, está valorada en 300 millones de euros. Un precio que alcanza gracias a los 2.868 diamantes, 273 perlas, 17 zafiros, 11 esperadlas y 5 rubíes. Eso sí, la corona sí que ha estado presenta en la apertura, ya que ha sido colocada en una mesa próxima a la reina Isabel II.