Los últimos meses han sido muy complicados para la reina Isabel II y, sin duda, se ha visto afectada anímicamente por ellos. Sus problemas de salud del pasado mes de octubre, sumados a su contagio por covid-19 han obligado a la soberana a dar un paso atrás en sus compromisos institucionales y a reducir su agenda.

Artículo recomendado

La reina Isabel II, consciente de su fragilidad, da un paso atrás y reduce su agenda

La reina Isabel II, consciente de su fragilidad, da un paso atrás y reduce su agenda

A pesar de ello y de haberse convertido en la gran ausente en el Día de la Commonwealth, la madre del príncipe Carlos ha protagonizado dos actos en menos de 24 horas. En el último, este mismo miércoles, se ha mostrado muy sonriente e incluso ha acudido sin ayuda del bastón que la ha acompañado últimamente.

Isabel II
Gtres

La cita la ha tenido con la escritora Grace Nichols, a quien le ha entregado una Medalla de Oro de Poesía en el Castillo de Windsor acompañada por el poeta laureado Simon Armitage, quien presidió el Comité de la Medalla de Poesía, en la Oak Room.

Una estampa en la que la soberana se muestra muy sonriente y que se repite pocas horas después de que recibiera al nuevo gobernador general de Canadá en el Castillo de Windsor para tomar el té. "En este año de mi Jubileo de Platino, me ha dado placer renovar la promesa que hice en 1947, que mi vida siempre estará dedicada al servicio", han sido sus palabras del mensaje anual para el Servicio de la Commonwealth. Un claro mensaje de que por el momento seguirá al mando de la Corona de Inglaterra.