Estaba claro que también van a ser unas Navidades atípicas para los miembros de la Realeza de Europa, con las restricciones sanitarias de movilidad y reuniones, los palacios verán reducido su aforo y los grandes festejos que acompañan estas fechas tan especiales. Pero lo que no se sabía es que para la reina Isabel II iban a ser tan diferentes.

Artículo relacionado

Tal y como se ha confirmado este mismo martes desde Buckingham Palace, la soberana y el duque de Edimburgo cambiarán sus tradiciones navideñas ya que no viajarán hasta Sandringham para reunirse con el resto de la Familia Real. Nada como predicar con el ejemplo, y por ello mantendrán sus posiciones en el Castillo de Windsor, donde permanecerán prácticamente solos tal y como han estado haciendo desde que se trasladaron el pasado mes de marzo con el objetivo de mantener un confinamiento lo más aislado posible.

reina Isabel II duque de Edimburgo

La reina Isabel II y el duque de Edimburgo, con el regalo que le han hecho George, Charlotte y Louis

GTRES

El comunicado de la Corona ha sido muy conciso: "Habiendo considerado los consejos apropiados, la reina y el duque han decidido que este año pasarán la Navidad tranquilamente en Windsor". Una información que deja en el aire los planes del resto de la Casa Real, sin indicar si se reunirán entre ellos o las familias celebrarán estas fiestas de forma más discreta e íntima.

Por el momento, y debido a la situación, se han visto escasas reuniones entre ellos. Por un lado, Guillermo y Kate y sus pequeños on los pequeños George, Charlotte y Louis mantienen su rutina tomando todas las precauciones necesarias y sin exponerse innecesariamente. Por otro, el príncipe Carlos y Camilla; además de Harry y Meghan, muy alejados de Inglaterra y con la certeza de que no viajarán por el momento. Queda esperar las noticias de Kensington y Clarence House para tener más detalles.