Parece que el regreso de la princesa Charlene de Mónaco al Principado es inminente. Después de las recientes declaraciones que el príncipe Alberto realizaba sobre su esperado encuentro en Dubái (el próximo 13 de noviembre) con motivo de la Exposición Mundial que se celebra en la capital árabe, se sobreentiende que la exnadadora podrá salir, por fin, de su país de origen para volver a casa junto a su marido y sus hijos.

Artículo recomendado

Charlene de Mónaco incrementa las dudas. ¿Asistirá al Día Nacional del Principado?

Charlene de Mónaco incrementa las dudas. ¿Asistirá al Día Nacional del Principado?

Ahora se abre un mundo de incógnitas sobre el regreso de Charlene, su nuevo cargo como vicepresidenta de la Cruz Roja de Mónaco, un nombramiento que se realizaba este verano y que mantendrá durante al menos tres años. Este papel, muy acorde con la filosofía solidaria de la princesa y que refuerza la unión que mantiene desde hace años con la organización, podría suponer un aumento de su agenda institucional en cuanto a viajes, proyectos y otros compromisos juntos.

Alberto y Charlene de Mónaco
Gtres

Pero su agenda podría no solo aumentar en el ámbito solidario, sino que su ausencia durante todo este tiempo podría aliviarse un poco con apariciones púbicas más constantes. Entre ellas, se espera que haga su gran aparición el Día Nacional de Mónaco, el próximo 19 de noviembre.

Un cambio en el que los mellizos Jacques y Gabriella podrían verse involucrados de dos maneras. La primera, continuando su agenda institucional junto a sus padres, como está sucediendo ahora con Alberto de Mónaco; la segunda, que vuelvan a estar expuestos únicamente en las citas fundamentales, retomando una vida más discreta como ha sido hasta la marcha de Charlene a Sudáfrica.

Alberto, Charlene, Jacques y Gabriella de Mónaco
Palais Princier

También se espera que, aunque en la distancia, la princesa mantenga sus proyectos en Sudáfrica y regrese más pronto que tarde. Sin embargo, esto podría provocar un enfado por parte de los ciudadanos monegascos, por lo que deberá ser un movimiento realizado con mucha cautela y teniendo en cuenta que debe recuperar el "tiempo perdido" en Mónaco junto a su familia.

A pesar de la grave infección que ha contraído y por la que ha sido intervenida en tres ocasiones, no cabe duda de que Charlene mantiene un fuerte vínculo con su tierra natal y que allí se siente libre y feliz.