El tortuoso proceso judicial entre Haya de Jordania y su exmarido, Mohamed bin Rashid al Maktoum, parece que acaba con una clara -y millonaria- victoria. Tal y como se ha dictaminado, el emir de Dubái deberá desembolsar la friolera de 251.5 millones de libras (cerca de 295 millones de euros) a su exmujer, y 5,6 millones anuales (unos 6,5 millones de euros) a cada uno de sus dos hijos, Jalila, de 14 años, y Zayed, de 9.

Artículo recomendado

Haya de Jordania, arropada por su familia tras conocerse la sentencia judicial contra el emir de Dubái

Haya de Jordania, arropada por su familia tras conocerse la sentencia judicial contra el emir de Dubái

La princesa huía de Dubáis en mayo de 2019 alegando que temía por su vida y por la de sus hijos, refugiándose en Londres donde salió a la luz su romance con Russell Flowers, uno de sus guardaespaldas. Allí, después de pedir asilo y protección, iniciaba un largo y duro proceso judicial que, a día de hoy, parece que llegará a buen término.

Haya de Jordania
Gtres

"Dado su estatus y la amenaza general de terrorismo y secuestro que afrontan en consecuencia, son particularmente vulnerables y necesitan un alto nivel de seguridad para continuar a salvo en este país", ha aclarado el juez británico que ha tramitado el caso de divorcio. El letrado añade que "la principal amenaza a la que se enfrentan [la princesa Haya y sus hijos] proviene del propio jeque", quien inició tras la huída de la princesa una campaña contra ella, en la que no faltaron las amenazas e intimidaciones. Un modus operandi que ya pudimos ver en otros casos como el de sus hijas, Shamsa y Latifa, quienes intentaron sin éxito salir del país.

Artículo recomendado

La sentencia de divorcio de la princesa Haya recuerda a las princesas Latifa y Shamsa

La sentencia de divorcio de la princesa Haya recuerda a las princesas Latifa y Shamsa

Del total que recibirá Haya de Jordania, 20 millones de libras han sido identificados como compensación por las prendas de su armario, joyas, caballos, coches y otras pertenencias personales que tuvo que dejar al huir de Emiratos Árabes. Dos millones de libras más irán destinadas a las reformas que la princesa ha solicitado para su nueva casa en Londres, con detalles como un estudio de arte para ella, un nuevo garaje para vehículos de seguridad y espacio de recreo con camas elásticas para sus hijos.

Además, el emir tendrá que mantener el mismo nivel de vida que su exmujer e hijos llevaban antes de su huida: vacaciones exclusivas, viajes en aviones privados y muchos otros lujos a los que Haya no está dispuesta a renunciar. Unas cifras desorbitadas para cualquier mortal que, tal y como ha asegurado el juez del caso, no supondrán ningún problema para Mohamed bin Rashid al Maktoum.