Bien es sabido que el rey Harald de Noruega no es dado a conceder entrevistas ni a desvelar aspectos que vayan más allá de sus compromisos institucionales. Hermético, solemne y cuidadoso, el esposo de la reina Sonia procura ejercer su papel al mando de la Corona evitando cualquier intrusismo en su vida más privada y personal.

Artículo relacionado

Por este motivo ha sorprendido gratamente al acceder a una serie de charlas con Harald Stangehelle, exeditor del diario noruego Aftenposten. En concreto, el soberano ha mantenido once conversaciones en Palacio y la villa real del Kongsgården con el reconocido comentarista político, que verán la luz a mediados del próximo octubre en forma de libro, bajo el título Kongen forteller (El rey cuenta), y con las que repasa sus casi 30 años de reinado.

Harald y Sonia de Noruega
Gtres

Tal y como ha avanzado el autor en una entrevista, en la publicación padre del príncipe Haakon de Noruega reflexiona sobre su vida y explica su historia en paralelo a la evolución del país escandinavo desde los tiempos de la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial hasta los episodios más recientes como la masacre de Utøya.

El encuentro, además de sorprender a la editorial, ha servido para conocer más de cerca a uno de los monarcas más herméticos de Europa. Es una persona "abierta y emocionante" que ha visto y vivido mucho, desde que comenzó a servir a su país en 1957, fecha en que se convertía en heredero al trono tras la muerte de su abuelo, el rey Haakon VII.

Harald y Sonia de Noruega
Gtres

"Después de hablar con él, se comprende mejor lo que implica el papel del rey y no menos importante, se siente un gran respeto por el hombre. El rey es tanto una persona como un papel, y ambas cosas se entrelazan y se colocan en una especie de posición de marcha entre sí. Es completamente imposible separar al rey como rey y al rey como humano", explica un emocionado Stanghelle.

Junto a Harald interviene en algunos capítulos del libro su hermana, la princesa Astrid, para recordar las experiencias bélicas y su regreso de Estados Unidos en 1945. "También he hablado con la reina Sonia y el príncipe heredero Haakon en un par de capítulos, especialmente donde cuentan historias conmovedoras sobre cómo vivieron el 22 de julio y la época posterior", señala el autor indicando la libertad que ha tenido al redactarlo. "El rey no ha recibido las preguntas de antemano, ni las ha pedido. Ha sido muy abierto y paciente. Con mucho sentido del humor ha respondido en todos los sentidos a mis preguntas".

Harald de Noruega
Instagram detnorskekongehus

Se trata de la segunda publicación sobre Harald que verá la luz en los últimos meses. Ha sido hace unos días cuando el presentador Christian Borch publicaba Konge for sin tid (Un rey para su tiempo), en el que desengrana la historia de la que es "la única monarquía elegida en el mundo" como un factor esencial en el desarrollo de la sociedad noruega de las últimas tres décadas.

Al contrario de lo que ha sucedido con Stanghelle, el rey Harald declinó la oferta de participar en el libro de Borch.