El pasado viernes la Casa Real de Noruega hacía saltar las alarmas emitiendo un comunicado en el que se explicaba que el rey Harald había sido ingresado por la mañana en el hospital Rikshospitalet de Oslo.

Artículo relacionado

Sin aportar más detalles sobre su estado de salud a excepción de "respiración agitada", durante las horas siguientes pudo intuirse que no revestía gran gravedad al ver a la reina Sonia continuar con su agenda tras realizar una visita al centro médico. Sus palabras tranquilizaron a la prensa: "Va bien. Así que pronto estará en pie", aseguró. El monarca también dio negativo en el test del coronavirus.

Sonia de Noruega

Tres días más tarde de su ingreso, el soberano de los noruegos ha sido dado de alta, sin embargo, tal y como se ha comunicado desde la Corona, permanecerá en reposo y sin atender sus responsabilidades -que ha asumido su hijo, el príncipe Haakon- hasta el próximo 4 de octubre. Si todo sigue en orden, al día siguiente Harald retomará sus compromisos.

Esto supondrá que el monarca falte a una de las citas más importantes del año para la Corona: la apertura del Parlamento, que tendrá lugar el próximo viernes 2 de octubre, y que será presidida por el príncipe heredero. Será la primera vez en sus casi tres décadas de reinado que se ausente a dicha fecha.

[Imágenes: Det Norske Kongehuset]