La semana pasada llegaba a las librerías de Noruega una publicación de lo más interesante: Kongen forteller (El Rey cuenta), un libro firmado por el reconocido periodista noruego y editor de periódicos, Harald Stanghelle, que narra prácticamente en primera persona la biografía del rey Harald.

Artículo relacionado

A través de varias entrevistas que ambos han mantenido durante los últimos meses, la publicación narra diferentes puntos de la vida del soberano, desde su papel al frente de la Corona, hasta cómo es él dentro de casa, como padre y como abuelo de sus cinco nietos. Unas confesiones que tienen gran valor ya que el soberano es conocido por no ser amigo de este tipo de colaboraciones o proyectos.

Harald y Sonia de Noruega
Gtres

El libro viene acompañado de varias fotografías en la que se puede ver a la Familia Real en diferentes momentos personales, unas instantáneas que además están firmadas por una fotógrafa de excepción: la reina Sonia. Ella también cuenta con un gran protagonismo en la publicación ya que Harald no olvida las dificultades que tuvieron para casarse, en un tiempo que califica como "dramático".

Una historia de amor que fue difícil pero que conseguía allanar el terreno de sus hijos, los príncipes Haakon y Marta Luisa, quienes en todo momento han tenido el beneplácito de sus padres para contraer matrimonio con quien ellos eligieran.

Harald y Mette-Marit de Noruega
Gtres

Así, el comentado noviazgo del heredero al trono noruego con Mette-Marit terminaba con un enlace de ensueño aprobado por los reyes Harald y Sonia. Cabe recordar que el pasado de la princesa -ligado a la noche y a ciertos hábitos bastante cuestionables, además del hijo que ya tenía de una relación anterior-, hicieron que la opinión pública no la viera como la mejor candidata para su príncipe.

Fue gracias a su suegro que Mette-Marit puedo casarse libremente, rompiendo así por completo con los cánones establecidos en el tradicional Gotha.

En Kongen forteller (El Rey cuenta), el monarca se sincera también sobre este tema asegurando que tanto él como su esposa se prometieron que sus hijos no debían pasar por lo mismo que ellos pasaron para poder estar junto a la persona a la que amaran. Y es que después de llevar su relación en secreto durante unos años, cuando por fin el entonces príncipe se lo contó a su padre, el rey Olaf, fue enviado a Oxford para estudiar y que se olvidara de aquella costurera de la que se había enamorado.

Harald y Mette-Marit de Noruega
Gtres

Hicieron falta dos amenazas por parte de la pareja para que pudieran hacer realidad su historia de amor. La reina Sonia, lo hizo alegando que se quitaría la vida, mientras que Harald quiso renunciar a sus derechos como heredero al trono. Ante ello, el por entonces soberano no pudo más que aceptar y permitir un enlace que, después de 52 años, continúa firme, sólido y entregado a su papel para con la Corona.

Durante los primeros encuentros de los reyes con Haakon y Mette-Marit, la por entonces joven quiso ser clara y confesar sin tapujos algunos aspectos de su vida pasada. Para sorpresa de ella y su pareja, los soberanos dieron su visto bueno con el objetivo prioritario de que su hijo fuera feliz.

Haakon y Mette-Marit

Sin embargo, había más obstáculos para los novios. Según dicta la Constitución de Noruega, el matrimonio debía ser aprobado además por el Consejo de Estado. Harald quiso entonces hablar con Jens Stoltenberg, quien ostentaba el cargo de Primer Ministro noruego en ese momento, dejándole clara su postura: "Si el punto es que el rey debería aprobar el matrimonio del príncipe heredero, entonces yo diría que en este caso el rey soy yo y no usted", confiesa en la publicación.

A pesar que desde la Casa Real la decisión estaba tomada, el monarca necesitaba conocer la opinión de Stoltenberg, que contestaba de manera muy positiva para todos. Muchos de nosotros hemos tenido el privilegio de casarnos por amor. Es un gran regalo y, al mismo tiempo, es un derecho humano poder tomar la decisión más importante de la vida", asegura el esposo de la reina Sonia entre las páginas del libro que protagoniza.