El próximo 25 de agosto los príncipes Haakon y Mette-Marit de Noruega celebrarán veinte años de matrimonio. Una fecha muy especial para la cual se están preparando realizando las que son sus declaraciones más personales hasta la fecha sobre su relación. Las han realizado en la emisora ​​de radio NRK, y muestran una vez más la gran complicidad que existe entre ellos, aunque no siempre ha sido así de sencillo.

Artículo relacionado

En uno de sus primeros encuentros, confiesa Mette-Marit, "el me vio, me entendió. Tenía curiosidad. Y me abrazó". Unos tiernos recuerdos que el hijo de Harald y Sonia de Noruega ampliaba: "Se sentía segura cuando estábamos juntos. El hecho de que tuviera un hijo pequeño -Marius Borg Høiby- solo me hizo ver que no tenía miedo de asumir tareas y responsabilidades. En mi opinión, esto no la hizo menos atractiva".

Haakon y Mette-Marit de Noruega
Gtres

Una pasión que casi veinte años más tarde el príncipe heredero mantiene intacta. "Ella emana un poder que es difícil omitir. Parece segura y cortés". A pesar de su enfermedad crónica (fibrosis pulmonar), la princesa Mette-Marit mantiene una agenda lo más activa posible, prácticamente siempre junto a su marido.

"En mi enfermedad es más importante no olvidarme de ser simplemente yo misma. Y eso está bien. Que no tengo que definirme como princesa heredera, sino que puedo ser Mette-Marit primero", ha asegurado. Una actitud en la que ha encontrado el lado positivo, al igual que hizo durante la pandemia. "Para mí fue una oportunidad de tomarme un descanso que de otro modo no habría tenido", tiempo con sus hijos, Ingrid Alexandra y Sverre Magnus, con quienes mantiene también una estrecha relación de confianza.