Este jueves 25 de agosto los príncipes herederos Hakkon y Mette-Marit de Noruega están de celebración. La pareja, que se daba el "sí, quiero" en 2001, cumple nada más y nada menos que 21 años de amor. Un amor que ha luchado contra viento y marea y que han demostrado que es más fuerte y sólido de lo que por entonces muchos creyeron.

Artículo recomendado

La lección que Harald y Sonia de Noruega dan a Letizia convertidos en el mejor apoyo del príncipe Haakon

La lección que Harald y Sonia de Noruega dan a Letizia convertidos en el mejor apoyo del príncipe Haakon

La suya fue la primera boda real del siglo y, a pesar de que han demostrado su amor verdadero, no todo ha sido un camino de rosas para ellos. La elección del príncipe heredero por una madre soltera y un pasado relacionado con las drogas no fue bien vista para los ciudadanos noruegos, pero Mette-Marit ha sabido ganarse el amor de si país afrontando su papel institucional. Un amor que ya encontró desde el primer momento en casa de su futuro esposo, ya que los reyes Harald y Sonia siempre han aprobado y respetado la decisión de su hijo.

Haakon y Mette-Marit de Noruega boda
Gtres

En Kongen forteller (El Rey cuenta), el monarca se sincera también sobre este tema asegurando que tanto él como su esposa se prometieron que sus hijos no debían pasar por lo mismo que ellos pasaron para poder estar junto a la persona a la que amaran. Y es que después de llevar su relación en secreto durante unos años, cuando por fin el entonces príncipe se lo contó a su padre, el rey Olaf, fue enviado a Oxford para estudiar y que se olvidara de aquella costurera de la que se había enamorado.

Así fue como los monarcas noruegos pudieron entender el amor de su hijo, al igual que lo han hecho con la princesa Marta Luisa de Noruega y su compromiso con el chamán Durek Verret.

Haakon y Mette-Marit de Noruega
Gtres

Desde el primer día, el apoyo y la complicidad entre ambos ha sido incondicional. Mantienen una agenda compartida de lo más activa, siempre y cuando la salud de Mette-Marit se lo permite. La princesa, que sufre fibrosis pulmonar crónica desde otoño de 2018, se esfuerza cada día en acompañar a su marido.

De todas formas, la primogénita de los príncipes herederos, Ingrid Alexandra de Noruega, está preparada para convertirse en la futura heredera del país. A sus 18 años recién cumplidos, la nieta de los reyes Harald y Sonia ya ha debutado con tiara y vestida de largo, ha dado varios discursos y atendido diferentes compromisos. Su preparación a pasos agigantados permite que su madre tenga una agenda más distendida. Eso sí, siempre pendiente de aconsejar y apoyar a su hija.