Es innegable que, a sus 83 años, el rey Harald de Noruega no pasa por su mejor momento de salud. Desde hace más de un año, han sido varias las ocasiones en las que el soberano ha tenido que ser ingresado, además de someterse hace pocas semanas a una operación de corazón para mejorar su respiración.

Artículo recomendado

Harald y Sonia de Noruega retoman su agenda después de finalizar la cuarentena preventiva

Harald y Sonia de Noruega retoman su agenda después de finalizar la cuarentena preventiva

Y ha sido su hijo Haakon el que ha estado al pie del cañón en todas estas ocasiones, afrontando la agenda de su padre y compaginándola con la suya propia. Así, el príncipe heredero hacía en octubre asumiendo por primera vez la apertura del Parlamento o Storting, un acto de máxima relevancia institucional que supone la labor más destacada que la constitución noruega reserva al soberano, celebrado desde 1814.

Harald y Haakon de Noruega

Harald y Haakon de Noruega en una foto oficial de la Corona.

A través del documental emitido por la cadena noruega TV2, Un viaje con el príncipe heredero, el príncipe se sincera sobre su futuro papel al frente de la Corona. Ante la cuestión de un posible fallecimiento de sus padres, Haakon reconoce que "hasta cierto punto es un poco diferente a la mayoría de las personas. Será más público y será una transición en la vida".

Una pregunta que, sin duda, incomodó al marido de Mette-Marit. "Creo que tampoco puedes prepararte completamente para ello. Amo mucho a mis padres, así que no quiero pensar en eso todo el tiempo", reconocía. "No estoy preparado para esa noticia ni para ese cambio".

Haakon de Noruega

Haakon de Noruega actuando como regente mientras el rey Harald ha estado de baja.

Cuando el rey Harald fallezca, Haakon se convertirá inmediatamente en soberano de Noruega, un papel para el que confiesa "no creo que esté completamente preparado". Desde pequeño, asumir el trono de la familia siempre ha sido un problema. Un cargo del que reconoce haber hablado muchas veces con su padre.

"He estado hablando con él todo el tiempo. En cierto modo, también hablamos mucho de eso en los 90. Es muy consciente de las cosas que está haciendo y puede entender muy bien mi situación", declaraba el noruego. Después de todo, el rey Harald estuvo una vez en la misma posición. Asumió el trono en 1991 tras la muerte de su padre, el rey Olav.

[Imágenes: Kongehuset]