El pasado viernes 2 de octubre Noruega vivía un día histórico. Con el rey Harald aún de baja tras su último ingreso hospitalario -realizado el 25 de septiembre y por el cual ya descansa en casa-, su hijo, el príncipe Haakon, asumía su papel como regente en una de las citas más importantes para el país: la solemne apertura del Storting, el Parlamento de Noruega.

Artículo relacionado

El acto, de máxima relevancia institucional, supone la labor más destacada que la constitución noruega reserva al soberano. Una cita en la que, como sucede en otros países europeos como Holanda, es el propio monarca el que comunica los planes del Gobierno para el próximo año. Esta ocasión, la del pasado 2 de octubre, ya forma parte de la historia del país y de la biografía del futuro rey, ya que esta ha sido la primera vez que el heredero al trono de Noruega ha presidido la apertura y lo hizo acompañado de su madre, la reina Sonia.

Haakon y Sonia de Noruega

Se trata de una situación que no se daba en Noruega desde hace casi tres décadas cuando, durante la enfermedad del rey Olaf en 1990, fue el propio Harald el que tuvo que asumir las responsabilidades de su padre durante el Storting. Un año después, y ya como soberano, el esposo de la reina Sonia acudía a su primera apertura del Parlamento como rey de los noruegos, y lo hizo acompañado de su hijo, que por entonces tenía 18 años.

El Storting se celebra desde 1814 siguiendo un protocolo que este año ha sido adaptado por las restricciones sanitarias.

[Imágenes: Det Norske Kongehuset]