Guillermo y Máxima de Holanda lo hicieron muy mal al marcharse junto a sus tres hijas de vacaciones de otoño a su villa de Kranidi, en el Peloponeso, para pasar unos días de descanso. Y por este mismo motivo, su retiro se veía interrumpido por una fuerte polémica pública que les "obligaba" a regresar a los Países Bajos pocas horas después de aterrizar en el paraíso griego.

Artículo relacionado

"Cancelamos nuestra vacaciones. Hemos visto la reacción de los ciudadanos recogida en la prensa y es intensa. Eso nos afecta", rezaban las palabras difundidas desde la Casa Real. Sin embargo, una vez en Holanda, los soberanos han querido explicarse con un mensaje grabado en el que aseguran que "a pesar de que el viaje se realizó con todas las garantías, fue muy imprudente no tener en cuenta las nuevas restricciones. Decidimos regresar al darnos cuenta de que no deberíamos haber ido".

El comunicado, grabado en vídeo y con los dos monarcas como protagonistas mostrando un semblante de lo más serio, se ha difundido a través del Gobierno holandés, el RVD, así como en las plataformas oficiales de la propia Corona. Reza lo siguiente:

"Con pesar en mi corazón me dirijo a ustedes. Nuestro viaje a Grecia ha provocado fuertes reacciones de muchos holandeses. Duele haber traicionado la confianza en nosotros. A pesar de que el viaje estuvo en línea con las regulaciones, fue muy imprudente no tomar en cuenta el impacto de las nuevas restricciones en nuestra sociedad. Nuestra propia decisión de regresar se tomó al darnos cuenta de que no deberíamos haber ido.

Desde el comienzo de la crisis del coronavirus, hemos hecho todo lo posible, dentro de los límites de la política de la Corona, para encontrar espacio y estar allí tanto como sea posible para todos los que buscan apoyo en tiempos inciertos. Es un momento difícil para todos. Un tiempo de carencias, limitaciones y preocupaciones. Del miedo, la ira y la inseguridad también. Hemos escuchado las historias conmovedoras en muchos encuentros, en persona y digitalmente. Nos sentimos conectados con vosotros y con todas aquellas personas que se han visto afectadas directa o indirectamente.

Continuaremos trabajando con vosotros para eliminar el coronavirus. Para que todos en nuestro país puedan retomar la vida normal lo antes posible. Eso es lo más importante ahora y continuaremos haciéndolo, lo mejor que podamos. Estamos involucrados. Pero no somos infalibles."

Artículo relacionado

Hasta aquí todo bien. Los reyes de Holanda se equivocaron y pusieron remedio para solucionar este enfado social. Sin embargo, hay algo incoherente en sus palabras.

Tal y como ha podido saber el servicio de información del gobierno neerlandés, dos de las hijas de Guillermo y Máxima han permanecido tres días más en ls isla griega. En concreto, únicamente viajaba de vuelta con sus padres la pequeña de las princesas, Ariane, por lo que Amalia y Alexia sí que continuaron de vacaciones de otoño.

Familia Real de Holanda
Gtres

Tal y como se ha informado desde los medios holandeses, las dos hermanas tuvieron que permanecer en Grecia porque para ellas no había asientos disponibles en el vuelo regular de KLM en el que embarcó el resto de la familia. Solo quedaban cuatro: dos para los reyes Guillermo Alejandro y Máxima, uno para la princesa Ariadna, y otro para un guardaespaldas.

Pero esta explicación sigue sin convencer a la prensa, que se cuestiona cómo la Familia Real no ha permanecido unida en este viaje de regreso, tal y como hacían a la ida. "Un rey debería mantener a sus hijos a su lado. Entiendo que las princesas quisieran divertirse, y más a esa edad y en estas fechas (los neerlandeses se encuentran disfrutando de un periodo de vacaciones escolares). Pero en vista del escándalo previo, sus padres deberían haberles dicho que ahora mismo eso no era lo más aconsejable", cita el diario AD al corresponsal en realeza Marc Van der Linden.

Amalia, Alexia y Ariane de Holanda
Gtres

Por parte de la cadena NOS, la periodista Kysia Hekster asegura que "había vuelos disponibles los días intermedios, así que no está claro por qué han regresado ahora". Afirmaciones que ponen en duda que Guillermo de Holanda sí permitiera que sus hijas mayores siguieran disfrutando de unos días de vacaciones cuando el gobierno acababa de decretar el confinamiento parcial del país.

Un entuerto por el que la Casa Real de los Países Bajos aún no se ha pronunciado.