Como cada año, Guillermo y Máxima de Holanda se despiden del curso institucional con un posado tradicional que protagonizan junto a sus hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane en los jardines del Palacio Huis ten Bosch. Una atención muy cercana a la prensa con la que inician sus vacaciones decididos a pasar unos días de descanso alejados de los medios.

Artículo relacionado

Sin embargo, a pesar de que en Holanda se suele respetar esta petición de los monarcas, la prensa internacional parece continuar muy interesada en lo que los soberanos consideran su ámbito privado. Y así, un año más Guillermo y Máxima han vuelto a protagonizar un altercado contra los medios de comunicación.

Familia Real de Holanda
Gtres

Fue en 2020 cuando Máxima fue sorprendida en bikini a bordo del súper yate familiar durante sus vacaciones en la espectacular mansión de la isla de Spetses. Un reportaje que fue llevado a juicio por parte de los monarcas de los Países Bajos, obteniendo la razón con la consecuente prohibición de la distribución de las fotografías.

Este verano, la historia se repite. A través de redes sociales se han distribuido por parte de algunos paparazzis internacionales diferentes imágenes de las vacaciones de Máxima y Guillermo, ambos en traje de baño. "Por la presente le solicitamos enfáticamente que respete la privacidad de los miembros de la Casa Real y que elimine las fotos de sus canales de twitter y no publique imágenes de actividades privadas de ninguna otra manera", ha emitido la Corona inmediatamente con el objetivo de frenar su difusión.