Parece que Guillermo y Máxima de Holanda no aprenden año tras año cuando, después de aprobarse los sueldos de la Familia Real en el Prinsjesdag, la apertura de un nuevo curso en el Parlamento, su popularidad sufre un golpe bajo debido a que los holandeses no están de acuerdo con las subidas que se apuntan en sus dotaciones.

Artículo relacionado

Más de un millón de euros de dinero público se han destinado al monarca Guillermo, una cifra que baja hasta los 400.000 euros para su esposa, la reina Máxima, y de 569.000 euros para la princesa Beatriz. El presupuesto para 2022 reserva más de 10 millones de euros para los miembros de la Casa Real.

Guillermo y Máxima de Holanda
Gtres

De esta cantidad, Guillermo de Holanda recibirá 6.132.000 euros distribuidos en dos partidas: A, los ingresos reales o, lo que es lo mismo, su sueldo por el cargo que ejerce al frente de la Corona; y B (5,1 millones de euros), enfocados a sus gastos de personal y materiales, entre los que están los gastos de representación.

Por su parte, y como reina consorte, la cifra de Máxima es mucho menor, pero no por ello menos desorbitada. La argentina recibirá 1.067.000 euros, de los cuales hay prestación libre de impuestos (400.000 euros) y un cantidad que podrá destinar para gastos de personal y materiales (667.000 euros).

Beatriz de Holanda
Gtres

En cuanto a la princesa Beatriz, madre del soberano, supera a su nuera con un salario de 569.000 euros, aunque para sufragar los gastos de su residencia y otras eventualidades obtiene 1,1 millones de euros.

Pero las cifras no acaban aquí. La propia Casa Real recibe, al margen de estos suelos y asignaciones, 19,6 millones adicionales que van destinados al personal que trabaja para la institución. Una cantidad a la que se le suma el salario de la princesa Amalia, quien a sus casi 18 años (cumplirá el próximo 7 de diciembre) ha renunciado temporalmente a los 299.000 euros más 1.354.000 euros de personal que le corresponderían por ser la heredera al trono.

Sin duda, unas cifras estratosféricas que siempre enfadan a los ciudadanos holandeses ya que consideran que muchos de las finalidades que se dan a estas cantidades no corresponden con su papel al frente de la Corona, y que podrían ahorrase.