Este lunes 5 de julio Guillermo y Máxima de Holanda comienzan un viaje muy especial: su primera visita de Estado desde el inicio de la pandemia, y lo hacen a Alemania para reunirse con el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, y la canciller, Angela Merkel, citas que concluirán el próximo miércoles, 7 de julio.

Artículo relacionado

El avión real ha aterrizado esta misma mañana en el aeropuerto de Berlín, donde los monarcas de los Países Bajos han sido recibidos con 21 salvas de honor y un día de viento y lluvia que les ha jugado más de una mala pasado con los paraguas. Pese a todo, Guillermo y Máxima se han mostrado de lo más felices de poder retomar estos compromisos institucionales en los que habrá una cena de gala.

Guillermo y Máxima de Holanda
Koninklijk Huis

Pero horas antes de esta cita Máxima -en su encuentro con el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, y su esposa, Elke Büdenbender- ya ha querido deslumbrar con una elección de lo más interesante, con la que ha hecho un guiño a su país de origen, Argentina. La mujer del rey Guillermo ha optado por un diseño único de su marca fetiche, Natan.

Se trata de una pieza con un estampado de motivos florales, rayas de inspiración vegetal e insectos, un trabajo realizado a mano por el artista argentino Pablo Piatti.

Guillermo y Máxima de Holanda
Koninklijk Huis

A juego con su vestido, la reina Máxima ha escogido un tocado a modo de diadema ancha, con efecto casquete. También ha lucido unos guantes blancos cortos que aportaban sofisticación al conjunto, además de una cartera de mano en tono verde pistacho a juego con unos salones de ante de Gianvito Rossi.

[Imágenes: Koninklijk Huis]