No todos los días de la agenda institucional de un rey son aburridos y estrictos, y sino que se lo digan a Guillermo de Holanda que este lunes ha acudido al que quizá sea su compromiso más extravagante y "salvaje" del año.

Artículo relacionado

El soberano se trasladaba este lunes hasta el zoológico de Blijdorp, en Rotterdam, para realizar una visita centrada en las consecuencias del brote de covid-19 para los programas de investigación y reproducción animal. Cabe recordar que el rey Guillermo es un gran amante de las mascotas, tal y como lo ha demostrado desde hace años junto a sus labradores Skipper y Nala.

Guillermo de Holanda

El rey de los Países Bajos en su visita al zoológico de Blijdorp, en Rotterdam.

Gtres

Tal y como se ha informado desde la propia Casa Real holandesa, "los zoológicos, las organizaciones de conservación y los expertos de todo el mundo colaboran en programas internacionales de investigación y reproducción para mantener saludables las poblaciones de animales. Lo hacen a través, entre otras cosas, del Programa Europeo de Especies Amenazadas (EEP) de la Asociación Europea de Zoológicos y Acuarios (EAZA)".

"Los zoológicos han sufrido una disminución de sus ganancias debido a los cierres y las limitaciones de aforo, por lo que varios de estos proyectos han visto reducidos sus ingresos y su actividad con motivo del covid-19", se ha explicado dentro del marco de la visita del soberano.

Guillermo de Holanda

El soberano de los Países Bajos ha podido interactuar con los pandas rojos y los elefantes asiáticos.

Gtres

Durante su estancia en el recinto, el esposo de la reina Máxima ha visitado a los pandas rojos, así como a los elefantes asiáticos, dos especies amenazadas que forman parte del centro de conservación de la naturaleza y con las que no ha dudado en interactuar alimentando a los animales.

Guillermo ha podido mantener diferentes conversaciones con los cuidadores y parte del equipo del centro sobre la influencia de la pandemia de coronavirus en la conservación de especies en peligro de extinción, el apoyo a proyectos de conservación de la naturaleza en los países de origen y la cooperación entre los zoológicos y las organizaciones de conservación de la naturaleza.