Hacía tiempo que los Grimaldi no celebraban juntos un acontecimiento importante para el Principado, y por ello este viernes se convirtieron en todo un espectáculo. Acompañando a Alberto de Mónaco, su hermana Carolina junto a tres de sus hijos, Andrea, Pierre y Carlota Casiragui -los dos primeros con sus mujeres, Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo-, han acudido a la tradicional Gala de la Cruz Roja.

Artículo relacionado

Se trata de una de las pocas citas anuales en las que el soberano cuenta con la princesa Charlene, ya que representan a su país y están estrechamente asociados con la asociación, sin embargo, debido a que permanece retenida en Sudáfrica por una infección que le impide volar, Alberto ha contado con el resto de su familia.

Los Grimaldi
Gtres

Durante el evento, que tuvo lugar en el casino de Montecarlo, disfrutaron de un concierto de Jamie Cullum celebrado al aire libre para seguir las recomendaciones sanitarias. Todos los asistentes tuvieron que realizar una donación de 800 euros para poder acudir a este tradicional evento de la cruz Roja que se realiza con el objetivo de recaudar fondos para destinar a diferentes acciones de la fundación.

De entre los Grimaldi, no cabe duda de que fue Carolina de Mónaco la que deslumbró ante todos. Convertida en "primera dama" por una noche, volvió a demostrar lo bien que realiza este papel derrochando elegancia en todo momento. A sus 64 años, la princesa no ha dudado en lucir sus canas con estilo y glamour.

Carolina de Mónaco
Gtres

La mujer de Ernesto de Hannover estuvo acompañada en todo momento por sus tres hijos mayores -faltó Alexandra de Hannover-, además de por sus nueras Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo.

Se ha echado en falta a Dimitri Rassam, marido de Carlota y que recientemente aparecía con ella en un acto público. Lo hicieron durante una de las veladas del marco del festival de Cannes, en la que el productor de cine francés se codeó con muchos de sus compañeros de profesión.