Grace Kelly, Carolina de Mónaco y Carlota Casiraghi tienen en común algo más que su belleza: su pasión por la cultura. Pero, a lo largo de sus vidas, cada una de ellas ha optado por diferentes ramas que también han dejado ver parte del carácter y la personalidad de las mujeres monegascas.

Artículo relacionado

"Mi gusto por la cultura viene de otra parte, no de mis padres, que no eran ávidos lectores. Se lo debo a los maravillosos maestros que tuve de niña y a la universidad", reconocía la princesa Carolina recientemente. Unas palabras que completaba añadiendo que se considera más apasionada por la lectura que sus padres, Grace Kelly y Rainiero de Mónaco, y apuntando Rojo y Negro, de Stendhal, como una de sus lecturas favoritas.

Carolina de Mónaco y Carlota Casiraghi
Gtres

Pero Grace Kelly también fue una apasionada de las letras. En su caso, más parecida a su nieta Carlota Casiraghi, quien ha encontrado entre páginas, junto a su familia, una de sus mayores razones de ser. Ahora, la sobrina de Alberto de Mónaco es también impulsora de un festival de Filosofía en el Principado, así como entrevistadora en las tertulias literarias femeninas de Chanel, de quien es embajadora. "No puedo distanciarme de lo que soy, de mi pasión por la literatura", aseguraba.

También Grace Kelly quiso promover la cultura en Mónaco cuando comenzó su nueva en vida dejando atrás el mundo del cine. "Grace trajo a poetas y dramaturgos. Además convirtió Mónaco en un centro cultural, con conferencias, un congreso anual de televisión, festivales de teatro amateur y recitales de poesía", declaró el escritor Anthony Burgess en el obituario que le dedicó a la princesa a su muerte en 1982.

Grace Kelly
Gtres

Pero eso no era suficiente para ella. La princesa de Mónaco inició además unas giras para hacer lecturas públicas de poesía. Fue cuando sus hijos ya eran mayores -a los 20 años de convertirse en la mujer del soberano Rainiero- cuando aceptó la invitación del Festival Internacional de Ediumburgo.

Fue en 1976 y con un escenario de excepción: la biblioteca Signet, uno de los edificios georgianos más hermosos de Escocia. Durante su intervención, Grace Kelly narró una selección de versos de autores estadounidenses con los que se conmemoró el bicentenario de la nación que vio nacer a Kelly. La madre de Carolina de Mónaco acudió a dicha cita durante cuatro años seguidos acompañada de los actores Richard Pasco y Richard Kiley.