Los reyes Felipe y Matilde de Bélgica han pasado tres días en Grecia en el que ha sido su primer viaje oficial desde el inicio de la pandemia. Los soberanos han mantenido una agenda marcada por la solidaridad, la energía y las visitas a los puntos arquitectónicos más destacados. Este miércoles 4 de mayo se despedían en el Aeropuerto Internacional de Atenas Eleftherios Venizelos.

Artículo recomendado

Todas las veces que Felipe y Matilde de Bélgica se han "enamorado" de España

Todas las veces que Felipe y Matilde de Bélgica se han "enamorado" de España

La visita de Estado ha dejado momentos clave en las relaciones entre ambos países. Tras su llegada el lunes día 2 de mayo, el monarca de los belgas realizó una ofrenda floral en la tumba del soldado desconocido para ser después recibido junto a la reina Matilde en el Palacio Presidencial de Atenas por la presidenta y su marido. Unos minutos más tarde, mantuvieron un encuentro con el Primer Ministro y parte de su equipo, siguiendo con una visita al Ayuntamiento, donde Felipe de Bélgica recibió una condecoración.

Felipe y Matilde de Bélgica
Belgian Royal Palace

La primera jornada concluyó con una cena de Estado en honor a los reyes de Bélgica, ofrecida por la presidenta de la República helena y su esposo. Una ocasión muy especial en la que Matilde lució un elegante vestido en verde agua.

Felipe y Matilde de Bélgica
Belgian Royal Palace

Al día siguiente, los soberanos belgas estuvieron en el Centro Adama, que cuenta con el respaldo de ACNUR, donde ayudan a refugiados a mejorar su calidad de vida con búsquedas de trabajo, entre otras acciones. Los monarcas volvían a posicionarse como la pareja royal más involucrada con las causas sociales, algo que la reina ha inculcado a sus cuatro hijos desde muy pequeños.

Felipe y Matilde de Bélgica
Gtres

Más tarde, los padres de la princesa Elisabeth quisieron realizar una breve visita y posar ante al Templo de Poseidón, así como a otros puntos de interés arquitectónico del país, como el Museo de la Acrópolis. El día concluía con un concierto de la Orquesta Nacional Belga en honor a la presidenta helena Katerina Sakellaropoulou y su esposo, Pavlos Kotsonis.

Felipe y Matilde de Bélgica
Belgian Royal Palace

La visita de Estado de los monarcas de Bélgica finalizaba enfocada en la energía. Mientras que la reina Matilde acudía a un almuerzo dedicado a la sostenibilidad, la economía, las finanzas, la salud y la investigación, su marido tuvo una reunión con algunos de los directores más destacados del sector energético.

Unas horas antes, ambos acudieron juntos a la Terminal de Gas Natural Licuado que hay en la isla de Revithoussa, donde pudieron conocer de cerca su funcionamiento y el abastecimiento que genera cada día.

Felipe y Matilde de Bélgica
Belgian Royal Palace

Muy agradecidos y sonrientes, los monarcas regresaron a Bélgica, no sin posar antes de embarcarse en su avión de vuelta. Un viaje que ha dejado momentos muy especiales, además de mostrarnos la glamurosa y elegante maleta que reina Matilde ha escogido para su primera visita de Estado desde hace dos años.