Como auténticos ángeles navideños. Así entraban este lunes los príncipes Victoria y Daniel de Suecia, acompañados de los pequeños Estelle (8 años) y Oscar (4 años), en su visita a la sede de Misión Ciudad de Estocolmo, un proyecto solidario encargado de repartir regalos a las familias más desfavorecidas.

Artículo relacionado

Allí, tal y como se ha explicado desde la propia Casa Real a través de un vídeo, los principitos ayudaron a sus padres y otros voluntarios a seleccionar, envolver y colocar algunos de los regalos que se entregarán el próximo fin de semana. La Familia Real no ha estado sola en esta misión. Serán más de 9.000 los presentes que se entreguen durante los próximos días, regalos que las propias familias han podido seleccionar previamente para sus hijos en una tienda de juguetes, ha indicado la Corona.

La Casa Real también ha aportado varias cajas con regalos que los príncipes herederos y sus hijos han envuelto con todo su cariño. Realizar esto "me da un sentimiento navideño”, confesaba Estelle con una enorme sonrisa. Por su parte, el benjamín de la familia se emocionaba con cada descubrimiento sobre la mesa, en la que no faltaban las típicas galletas de jengibre para decorar los llamativos envoltorios.

Ante las palabras de Emmelie Lund, una de las responsables de este proyecto solidario, gracias a esta ayuda muchos niños que iban a quedarse sin regalos esta Navidad tendrán una bonita sorpresa bajo el árbol. "Sienta bien ayudar, ¿verdad?", Pregunta el príncipe Daniel dirigiéndose a sus hijos. "Me encanta recibir regalos, pero también darlos", explicó divertida su hija.

[Imágenes: Kungahuset]