La Casa Real de Suecia ha vuelto a mostrar a los pequeños Estelle y Oscar esta semana. Concretamente lo hacía con motivo del Día del Agua, el 22 de marzo, fecha que los hijos de los príncipes Victoria y Daniel han aprovechado para ayudar a su madre en una tarea muy importante para con el medioambiente.

Artículo recomendado

La princesa Estelle de Suecia protagoniza la foto que jamás hemos visto (ni veremos) a Leonor

La princesa Estelle de Suecia protagoniza la foto que jamás hemos visto (ni veremos) a Leonor

"La princesa Estelle y el príncipe Oscar se reunieron con la organización Wateraid para discutir cómo es la vida sin agua potable", ha explicado la Casa Real compartiendo dos imágenes de los nietos de Carlos Gustavo y Silvia de Suecia. La protectora trabaja para mejorar el acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene en las comunidades más pobres del mundo.

Victoria y Oscar de Suecia
Kungahuset

Durante sus tareas de ayuda, "Anna Nilsdotter, secretaria general de Wateraid, recordó, entre otras cosas, que más de 800 niños mueren diariamente por enfermedades causadas por el agua sucia y el mal saneamiento. 771 millones de personas no tienen acceso al agua potable, que es aproximadamente una de cada diez de la población mundial". Unas cifras que los principitos escuchaban tan sorprendidos como apenados, conscientes de los privilegios que tienen.

Estelle de Suecia
Kungahuset

Cargando los bidones de agua hemos podido ver lo mayor que está la futura heredera al trono sueco, que lucía gafas de ver como lo hace su madre en alguna ocasión, mostrándose cada día más parecida a ella. La pequeña se suma así a otras royals de Europa que utilizan este complemento para mejorar su capacidad visual.

Con vaqueros anchos y una chaqueta de cuadros a modo de abrigo, Estelle también se ve mucho más formal y mayor que hace unos meses. Su recién cumplidos diez años han supuesto todo un cambio para ella. "Para ilustrar que muchas personas en el mundo tienen que encontrar y recoger el agua ellas mismas, la princesa heredera, la princesa Estelle y el príncipe Oscar tuvieron que intentar usar latas pesadas llenas de agua", se explica en la publicación. Toda una responsabilidad que han realizado a la perfección, sobre todo teniendo en cuenta la empatía que han podido adquirir gracias a esta ayuda.

[Imágenes: Kungahuset]