Estefanía de Mónaco sopla velas este 1 de febrero, concretamente 57, seis menos que su hermano, el príncipe Alberto, y ocho menos que su hermana mayor, la princesa Carolina.

Artículo recomendado

Estefanía de Mónaco lanza un carísimo perfume solidario para luchar contra el sida

Estefanía de Mónaco lanza un carísimo perfume solidario para luchar contra el sida

Y es precisamente con ella con quien siempre se ha comparado a la menor de los tres hijos del príncipe Rainiero y la icónica Grace Kelly, convirtiéndola en la "princesa rebelde" de Europa, con sus idas y venidas amorosas y su espíritu indomable, siempre ligado al mundo circense.

Estefanía de Mónaco
Gtres

Estefanía de Mónaco cumple 57 años en una de las etapas más tranquilas de su vida. Lo hace junto a sus tres hijos: Louis y Pauline Ducruet, de 27 y 29 años respectivamente, fruto de su relación con el guardaespaldas Daniel Ducruet, con quien contrajo matrimonio un año más tarde del nacimiento de su hija; y Camille Gottlieb, de 23 años, hija del también guardaespaldas Jean Raymond Gottlieb.

Ninguno de los tres hijos de la princesa está dentro de la sucesión al trono monegasco por haber nacido fuera de un matrimonio, pero todos ellos mantienen una pequeña agenda institucional en la que, de vez en cuando, protagonizan junto al príncipe Alberto algún acto público. Tampoco faltan a las citas más importantes del Principado, como es el Día Nacional de Mónaco, en el que se unen al resto de los Grimaldi para apoyar al soberano.

Estefanía de Mónaco y sus tres hijos
Gtres

Pero los amores de Estefanía no acabaron aquí. Después de divorciarse de su primer marido en 1996, y de romper su relación con el padre de Camille poco después del nacimiento de su hija, la hermana de Carolina de Mónaco volvió a contraer matrimonio con el acróbata portugués Adans López Peres en 2003, con quien duró un año.

También fue noticia su noviazgo con el domador de elefantes Franco Knie, con quien vivió durante meses en un tráiler de circo con el que viajaron por toda Europa.

Estefanía de Mónaco
Gtres

Una vida de idas y venidas que ha sido comparada en todo momento con la de su hermana, prácticamente igual de desdichada en el amor, pero con una elegancia y un saber estar innatos que son ejemplo para muchas royals de Europa. Precisamente su carácter tan diferente ha hecho que ambas hermanas hayan protagonizado más desencuentros que buenos momentos, llegando a haber estado separadas sin hablarse durante años.

Una pelea que finalmente pudieron zanjar limando asperezas y haciendo piña en el Principado, convertidas en el mejor apoyo de su hermano, ahora más que nunca ante la prolongada ausencia de la princesa Charlene.