Si hay un evento en Mónaco en el que la princesa Estefanía es anfitriona y protagonista, ese sin duda es la gala contra el Sida de Montecarlo. Ella no ha asistido ni a la velada dedicada a la Cruz Roja ni en el Baile de la Rosa, pero es una incondicional de esta cita organizada por la Asociación Fight Aids de Mónaco, como presidenta de la organización.

Artículo recomendado

Estefanía de Mónaco, la princesa rebelde de Europa siempre a la sombra de su hermana Carolina, cumple 57 años

Estefanía de Mónaco, la princesa rebelde de Europa siempre a la sombra de su hermana Carolina, cumple 57 años

Desde 2004, cuando fue fundada, la organización se encarga de acompañar y asesorar a las personas que viven con el VIH, así como de luchar a favor de la prevención para no contraer la enfermedad. "Estas personas vulnerables que a menudo luchan solas y en secreto puedan ser acogidas en un lugar tranquilo, seguro y sin prejuicios", explica la propia asociación.

Estefanía de Mónaco
Gtres

La gala ha tenido lugar en la Sala de las Estrellas, en el El Sporting Club de Montecarlo. Allí mismo se sortearon varios premios entre los asistentes con el fin de recaudar la mayor cantidad de dinero posible para apoyar a la organización en la lucha contra el Sida. Uno de los premios más destacados del año han sido un Fiat 500 eléctrico, un collar Cartier, un bolso Louboutin o incluso un reloj Piaget.

Junto a Estefanía de Mónaco, sus tres hijos Pauline y Louis Ducruet, y Camille Gottlieb, además de su nuera Marie Chevallier. Todos ellos disfrutaron con la princesa de la actuación del grupo danés Queen Machine, cuyo líder, Bjarke Baisner.

Estefanía de Mónaco y Camille Gottlieb
Gtres

La cuñada de Charlene de Mónaco ha querido pronunciar unas palabras ante todos los presentes con las que ha agradecido su presencia a todos los invitados. Tras ella, Camille Gottlieb también ha dado un pequeño discurso con la entrega de los premios. "Creo que la única persona a la que tenemos que agradecer esta noche es a mi mamá".

Para este evento tan especial, la princesa Estefanía ha optado por un look muy acorde con su estilo rebelde y rockero: un pantalón blanco de pata ancha, un cinturón negro, conjuntado conn una camiseta blanca de manga corta con una fotografía en blanco y negro estampada en la parte frontal, casi a juego con el de su Pauline, quien combinó su camiseta de manga corta con unos vaqueros azules. Camille, por su parte, ha escogido un vestido muy veraniego, en seda verde con estampado floral.