A pesar de ser hermana y tía de Rey, la infanta Pilar, que fallecía el pasado 9 de enero tras meses de lucha contra el cáncer de colon decidía decir adiós desde la más estricta intimidad y fuera de todo tipo de protocolo. Aunque en los próximos días se organizará un funeral en su honor que tendrá lugar en el monasterio del Escorial, nada tiene que ver con la despedida histórica que se le realizaba a una infanta de España.

Madre de cinco hijos: Simoneta, Fernando, Juan, Bruno y Luis. Doña Pilar se quedó viuda a los 54 años y tuvo que hacer frente al cuidado de todos sus hijos. Quizás este es uno de los motivos por los que la herencia no es lo suficientemente grande como se espera.

Artículo relacionado

Hijos infanta Pilar Gomez Acebo
Gtres

Doña Pilar recibió un total de 131,4 millones de pesetas de la herencia de su padre, don Juan, dinero que acabó en Nueva York por indicaciones de su marido Luis Gómez-Acebo, quien según 'Vanitatis' fue quien generó todo el patrimonio de la familia. Todas las propiedades se gestionaban a través de la sociedad patrimonial San Jacobo S.L, que Luis constituyó en 1967 y de la que Pilar era administradora única.

La hermana de don Juan Carlos fue el primer personaje famoso en aparecer en los polémicos papeles de Panamá de la mano de la compañía Delantera Financiera S.A. Una empresa que fue disuelta el 24 de junio de 2014, cinco días después de que Felipe VI fuera proclamado Rey de España.

Artículo relacionado

A su domicilio familiar, donde se organizó el velatorio, una casa construida en los años 60 que supera los 1.000 metros cuadrados y se asienta sobre una parcela de 2.400 metros cuadrados en la zona de Puerta de Hierro (Madrid), hay que añadir un piso de más de 300 metros cuadrados en la calle Velázquez de Madrid y laparcela de 1.200 metros cuadrados en Calviá (Mallorca), donde construyó un chalé de veraneo para la familia.

Según señala dicha publicación, los hijos de la infanta manejan el dinero familiar desde hace años así como las acciones y el resto de propiedades. A la falta de conocer qué será lo que recibirá cada hijo, lo que es una realidad es que a falta de joyas y regalos de precio incalculable, no es tal la cuantía que se espera de un miembro de la familia real.