Tal y como ha pedido la Fiscalía de Austria hace unos días, Ernesto de Hannover podría ser condenado a tres años de cárcel debido a los diferentes altercados que ha protagonizado durante el pasado verano entre los que hubo amenazas, daños y coacción, y por los que estuvo ingresado varios días en un centro psiquiátrico.

Artículo recomendado

Ernesto de Hannover sufre por parte de su familia el último revés del año

Ernesto de Hannover sufre por parte de su familia el último revés del año

Una noticia que el jefe de la Casa Hannover no está dispuesto a acatar. Dispuesto a todo, Ernesto ha señalado a terceras personas con el objetivo de cargarles con la culpa y "libarse" así de su condena. Así lo ha hecho con el ama de llaves que trabajaba para él en la casa de en la que reside en la localidad austriaca de Grünau im Almtal, a la que acusa de haberlo obligado a beber alcohol, uno de los pocos testigos que no dudó de avisar a la policía el mismo día del primero de los altercados.

Ernesto de Hannover
Gtres

Una versión que, una vez más, dista mucho de lo que los propios testigos y la policía declararon al día siguiente, mientras que el jefe de Hannover pasó la noche en la unidad de psiquiatría de un hospital cercano a la localidad.

A todo ello se le suman los antecedentes varios que tiene el aún esposo de la princesa Carolina de Mónaco, todos relacionados con el alcohol, y que días más tarde volvía a comisaría para amenazar a varios agentes con un bate de béisbol, con el que terminó por protagonizar varios destrozos por el inmobiliario civil de las inmediaciones del centro.

Son muchos los incidentes que son imposibles de explicar culpabilizando a un tercero que, en el caso de su ama de llaves y otro de sus trabajadores, han declarado por su parte las amenazas y coacciones del propio Ernesto, por las que volvió a ser detenido días más tarde.