Parece que Ernesto de Hannover no acaba de solucionar una polémica y ya está inmerso en otra, aunque en esta ocasión no es una nueva, sino su eterna guerra contra su hijo mayor. A pocos días de ser llamado a declarar por los altercados que protagonizó el verano pasado en su residencia de Austria, el jefe de la Casa Hannover decidió demandar a su hijo mayor, Ernesto Augusto de Hannover, por haber violado "gravemente sus derechos e intereses legales".

Artículo relacionado

Un proceso judicial que le va a costar más de lo esperado -más de 600.000 euros-, y por el que el aún marido de la princesa Carolina deMónaco ha tenido que recurrir para hacerle frente económicamente, echando mano de su patrimonio. Ernesto a empezado poniendo a la venta una propiedad que tiene en Frankfurt por la que pide un millón y medio de euros. Para la gestión de compra-venta, Ernesto de Hannover ha contratado a una exclusiva inmobiliaria alemana propiedad de un amigo íntimo.

Ernesto de Hannover
Gtres

Pero sus movimientos no acaban aquí. El jefe de la Casa Hannover también ha recurrido a una empresa de Salzburgo que se ocupa del "comercio, adquisición y ejecución de reclamaciones en todo el mundo". Esta empresa de cobro de deudas también está fundada también por dos amigos suyos, y se ha incluido en este proceso judicial como segundo demandante, por lo que participará en los gastos legales y judiciales derivados del mismo.

Una responsabilidad que no es gratis para Ernesto ya que, a cambio de participar en la demanda y cubrir parte de los gastos, se adjudicarán parte de los bienes que reclama. Esto supone que, en caso de que el príncipe alemán ganase el juicio a su hijo, parte del histórico patrimonio de la Casa Hannover quedaría en manos de esta empresa, sin que sus herederos pudieran reclamar nada. Un movimiento que podría considerarse una nueva estrategia para que sus hijos no puedan heredar la parte que les corresponde.