Nueva ventura para Elisabeth de Bélgica. Después de haber terminado su formación militar en la Royal Military Academy, la primogénita de los reyes Felipe y Matilde ha puesto rumbo a Inglaterra, donde estudiará durante los próximos tres años grado en Historia y Política en el Lincoln College de Oxford.

Artículo relacionado

Las cámaras de VRT han acompañado a la princesa durante sus primeros días para mostrar cómo será su rutina hasta que finalice sus estudios. Acompañada de un representante de la universidad, mostraron la oficina de correos y el comedor, donde aseguraron que por un menú de entre 2 y 6 euros se come muy rico. "Lincoln tiene fama de tener muy buena comida aquí, gracias a un chef muy reconocido".

Elisabeth de Bélgica
Belgian Royal Palace

Elisabeth pasó después por la biblioteca, donde reconoció que es un espacio con una luz muy especial, y en el que es complicado coger un sitio. "Aquí hay una hermosa luz", explicó añadiendo que está abierta durante todo el día hasta las 2 de la mañana.

El colegio también está rodeado de mucha naturaleza, por donde la princesa pasa momentos con sus nuevos compañeros. Los jardines acogen partidos de croquet y sirven para el descanso de los estudiantes. También cuentan con un pequeño río que pueden navegar en barcas de remos, como Elisabeth ha mostrado en sus imágenes.

Elisabeth de Bélgica
Belgian Royal Palace

Como una más entre sus compañeros, Elisabeth de Bélgica tiene total libertad para moverse por los alrededores del campus. La joven de 19 años tiene su propia habitación, cocina y sala de TV comunes. El coste del trimestre en el Lincoln College de Oxford es de 33.000 euros el trimestre, una cifra a la que hay que sumar 205 euros más semanales por tener habitación individual.

Además de cafés, comercios y tiendas de moda, Elisabeth vive cerca de discotecas y otros locales en los que seguro que pasará algunas horas con sus nuevos amigos y amigas. Otra buena opción para su tiempo de ocio podría ser coger un tren y visitar la capital inglesa, a 90 kilómetros de distancia. Londres siempre es una buena idea, y seguro que ella se apunta a esa excursión.

[Imágenes: Belgian Royal]