Elisabeth de Bélgica acaba un año de lo más especial para ella. La primogénita de los reyes Felipe y Matilde ha rematado su primer año en la Royal Military Academy con un curso de tres días que "permite a los estudiantes aprender a superar sus límites, aprobar pruebas grupales, trabajar en un entorno inusual y desarrollar su atrevimiento", tal y como ha informado la propia Casa Real.

Artículo relacionado

Entre las actividades de estos días en el Centro de Entrenamiento de Comandos, la princesa Elisabeth ha realizado actividades de escalada en roca, rápel, paseo a muerte y bote, muchos momentos en los que ha conocido "a gente estupenda y he tenido muchas experiencias", explica la joven de 19 años cerrando así una nueva etapa de su vida.

Elisabeth de Bélgica
Gtres

Siguiendo los pasos de su padre, el rey Felipe, Elisabeth de Bélgica ha sido parte de la 160º promoción en ciencias sociales y militares, El inicio lo realizaba en el cuartel militar de Eselnborn, al este del país, además del campamento de invierno, otro de los momentos más duros del curso.

Además de seguir unos estrictos horarios, la heredera al trono belga se ha formado tanto en técnicas de defensa como en los valores castrenses, además de realizar un intenso ejercicio físico semanal, y lecciones de matemáticas y ciencias. Todo ello como una más en su promoción, sin privilegios y sin cobrar la asignación por parte de la Corona que le debía corresponder por su edad. Cabe recordar que sus padres decidieron congelar esta "paga" hasta que Elisabeth acabe su formación y se dedique plenamente a su labor institucional.

Elisabeth de Bélgica
Gtres

Ahora sí, comienza el verano para la princesa, acompañada de sus padres y sus tres hermanos Gabriel (17 años), Emmanuel (15 años) y Eléonore (12 años), con quien mantiene una relación muy estrecha y cómplice.

Queda en el aire el futuro de Elisabeth, sin embargo, ha asegurado que "mantendrá un estrecho vínculo con sus compañeros y con la Academia Militar" que ha sido testigo de este crecimiento tanto a nivel personal como profesional de la futura reina de Bélgica y el espejo en el que la princesa Leonor se mira cada día.