Todo apunta a que es una decisión provisional, pero Mette-Marit de Noruega podría sentirse cómoda con ella y hacer que permanezca el tiempo convirtiéndose así en princesa pionera en convertir en privadas sus redes sociales. El perfil de Instagram de la mujer del heredero Haakon, donde ella misma suele compartir momentos familiares, "activa el candado" con pocas explicaciones por parte de la Casa Real noruega.

Artículo recomendado

Mette-Marit de Noruega da una lección a Letizia sumándose a la reina Sofía en el cuidado del planeta

Mette-Marit de Noruega da una lección a Letizia sumándose a la reina Sofía en el cuidado del planeta

Después de dos meses prácticamente inactiva a causa de la crisis sanitaria (cabe recordar que debido a su enfermedad la princesa está dentro de los grupos de alto riesgo de contagio), Mette-Marit compartía hace unos días una imagen en la que su marido y su hija mayor, la princesa Ingrid Alexandra, colaboraban en una iniciativa solidaria contra el matrimonio infantil.

Haakon e Ingrid Alexandra de Noruega
Instagram crownprincessmm

Padre e hija formaron parte de una campaña de venta de waffles y rollos de canela para recaudar fondos destinados al citado fin, una acción con la que la princesa vuelve a sentirse más que orgullosa de su hija. "Apoyamos el trabajo de @plannorge contra el matrimonio infantil. Ven y compra waffles y los mejores bollos de canela del mundo", ha recordado Mette-Marit en Instagram para aportar su granito de arena desde casa.

En la imagen, podemos ver a su hija mayor con un cachorro en brazos que podría ser el nuevo miembro de la familia tras la triste pérdida de Muffins, su fiel e inseparable "mejor amiga", una de las perritas de la princesa.

Mette-Marit de Noruega
Kongehuset

Todo parece normal en esta última publicación de Mette-Marit, sin embargo, podemos ver que su cuenta de Instagram ahora muestra el candado, lo que significa que la ha hecho privada. Se trata de un gesto muy poco habitual en los perfiles oficiales de los miembros de las Casas Reales.

Tal y como ha explicado Guri Varpe, jefa de comunicaciones de Palacio, existen "algunos desafíos técnicos con la cuenta que estamos trabajando en resolver". El perfil de Mette-Marit, que inicialmente fue privado, se abrió a sus seguidores en 2014, y desde entonces ha publicado más de 150 imágenes.

Todo apunta a que se trata de un problema de seguridad, en el que se está trabajando para evitar que la cuenta de la princesa sea pirateada. Sin embargo, podría darse el caso de que la mujer de Haakon de Noruega se sienta cómoda con una comunidad reducida de seguidores, tal y como inició su Instagram hace años, con el objetivo de compartir más momentos familiares y desvincularse de los compromisos institucionales al menos en lo que a redes sociales se refiere.