El ducado de Cornualles es toda una fuente de ingresos para el príncipe Carlos de Inglaterra. Los 23 condados que lo conforman generan beneficios al hijo de la reina Isabel II, desde los locales inmobiliarios hasta los pequeños negocios, suman parte de los 100 millones de libras en los que está valorada su fortuna, una cifra que también engloba su asignación anual.

Artículo relacionado

Pero la riqueza del padre de los príncipes Guillermo y Harry no acaba aquí. El royal adquiere beneficios además por parte de las diferentes fincas que tiene por todo el país y gracias a dos normas ancestrales que a día de hoy continúan vigentes.

Carlos de Inglaterra
Gtres

Resulta que Carlos de Inglaterra es beneficiario de los residentes del ducado de Cornualles que mueren sin herederos, una situación que en el resto del país sería el propio Tesoro Público. Gracias a esta ley ancestral, establecida hace siglos, ha ganado más de dos millones de libras en los últimos años, contabilizando solo en los seis últimos ejercicios financieros un millón y medio de euros aproximadamente. Así mismo sucede con una empresa registrada en Cornualles que se disuelve, cuyos activos restantes van directamente a las arcas del príncipe heredero.

La otra ley le otorga al esposo de Camilla el derecho a todos los bienes que se rescaten de los naufragios que tuvieran lugar en las costas de Cornualles, algo que hoy en día es prácticamente inviable, pero que aún así se continúa manteniendo la norma en vigor. Sin embargo, parte de estos beneficios va a parar a una reserva por si hay alguna reclamación futura, mientras que el resto está destinado al fondo benéfico del duque de Cornualles.

Carlos de Inglaterra y Camilla
Gtres

Estas cantidades se suman a la última noticia protagonizada por el primogénito de Isabel de Inglaterra y su esposa, quienes han vendido su bucólica casa de campo, conocida como Bolehyde Manor, situada en el pueblo de Allington. La transacción se ha cerrado nada más y nada menos que por 4 millones de euros, una suculenta suma que se añade a la riqueza de la pareja.