Este jueves 21 de julio Bélgica ha vivido su Día Grande. Una jornada muy especial para los ciudadanos belgas y, por supuesto, para su Familia Real. Una familia que en los últimos años se ha visto aumentada por un nuevo miembro: Delphine Böel, reconocida como hija del exmnarca Alberto II y, por lo tanto, princesa de Bélgica, en octubre de 2020 tras varios años de proceso judicial.

Artículo recomendado

La princesa Elisabeth, protagonista de un lluvioso pero emocionante Día Nacional de Bélgica

La princesa Elisabeth, protagonista de un lluvioso pero emocionante Día Nacional de Bélgica

Acompañada de su marido, James O'Hare, por segundo año consecutivo, Delphine ha ocupado su ligar en la tribuna real junto al resto de la familia, en calidad de princesa. Junto a ella, los Sajonia-Coburgo entre los que no han faltado la princesa Astrid y el príncipe Laurent.

Delphine Boël
Gtres

"Me gusta mucho tener contacto con Astrid y siento una enorme simpatía por ella. Es mi hermana, eso se ve", decía. Otra de las grandes amistades dentro de la familia real para Delphine es Claire, mujer del menor de los hermanos.

Para esta cita de tal envergadura, la artista ha escogido un vestido rojo con una llamativa paloma bordada en blanco, una original prenda firmada por el joven diseñador flamenco Pol Vogels. Paz y esperanza ha sido el mensaje creado por el modisto y que Delphine ha querido transmitir a todo el pueblo belga en este día tan especial.

Delphine Boël
Gtres

Se ha echado en falta a los exmonarcas, Alberto y Paola de Bélgica. Ellos han dejado paso poco a poco al actual rey, Felipe de los belgas, y un mayor protagonismo a su primogénita, a princesa heredera Elisabeth.

Este 21 de julio se ha vivido en todo el país como un "homenaje a todas las mujeres y hombres que se comprometen día a día por la seguridad de los ciudadanos", ha pronunciado la ministra de Defensa, Ludivine Dedonder, durante el discurso de la jornada ante el emotivo desfile de las fuerzas armadas de Bélgica.