Lo ha conseguido. Delphine Böel, hija ilegítima del rey Alberto y la baronesa Sybille de Selys Longchamps ya puede proclamarse princesa de Bélgica.

Artículo relacionado

Tras una dura y larga batalla judicial, y después de ser reconocida por el exsoberano de los belgas, la artista ha conseguido que la Justicia del país le otorgue el apellido de su padre, así como los títulos correspondientes a esta posición dentro de la Casa Real. De esta manera, sus hijos Joséphine y Oscar, de 16 y 12 años, también serán considerados príncipes de Bélgica.

Delphine Böel
Gtres

La sentencia, prevista para finales de mes, se ha adelantado para alegría de la artista. Por el momento se desconocen más detalles y puntos a estudiar por parte de la Justicia, que afectan tanto a la paga estatal como la vivienda, que también pide, ya que considera que tiene el mismo derecho que los que ya se pueden llamar oficialmente sus hermanos, el rey Felipe y los príncipes Astrid y Laurent.

A partir de ahora, la artista será Delphine Sajonia-Coburgo. A pesar de ello, Delphine no entrará en la línea de sucesión al trono, ya que ha nacido fuera del matrimonio.