La batalla ha sido muy larga, pero finalmente Delphine Boël ha conseguido, además de ser reconocida como hija del rey emérito Alberto de Bélgica, adjudicarse los apellidos de la Familia Real y proclamarse como nueva princesa del país, adquiriendo así el derecho a ser considerada Alteza Real.

Artículo relacionado

Un reconocimiento que la artista de 52 años no tardaba en reflejar. Primero, presentándose a través de redes sociales como Delphine de Sajonia-Coburgo; segundo, con una agenda pública (casi podría decirse que institucional) que la nueva princesa no ha tardado en iniciar.

Delphine Boël

Delphine Boël ya se presenta como Delphine de Sajonia-Coburgo en sus redes sociales.

Cordon Press

En concreto, y tras los dos encuentros protagonizados, tanto con su hermano, el rey Felipe, como con Alberto y Paola de Bélgica, la nueva royal belga ha acudido esta misma semana a su primera aparición oficial como princesa de Sajonia-Coburgo a una cita con el CHU Saint-Pierre, uno de los hospitales de la ciudad de Bruselas.

Allí, la hija del rey emérito presenciaba una campaña de vacunación organizada por el centro y que fundamentalmente iba dirigido al personal sanitario. "Es una causa muy importante. Me hace muy feliz resultar útil en momentos complicados de crisis en todos los ámbitos. Estoy muy emocionada de ver la solidaridad y el magnífico trabajo de este equipo en el hospital Saint-Pierre. Me satisface poder estar aquí y ser un apoyo, porque poder lo que marca la diferencia es apoyarnos mutuamente en estos tiempos difíciles", indicaba.

Delphine Boël

Delphine Boël estrena su agenda "institucional" como nueva princesa de Bélgica.

Cordon Press

No cabe duda de que, a pesar de que no tenía grandes esperanzas en ello, Delphine estaba ansiosa por "estrenar" su reconocimiento real para poder iniciar así una nueva vida bajo el apellido Sajonia-Coburgo. En esta ocasión ha vuelto a estar respaldada por su marido, Jim O'Hare, quien no dudaba en consolar sus lágrimas durante la primera rueda de prensa que su mujer daba tras ser reconocida por la Casa Real.

Parece que Delphine Boël inicia así una nueva andadura en la que, como es de esperar, dará mucho que hablar. Tras la dura batalla contra su padre, la Familia Real ha acogido la nueva noticia de la mejor manera posible, y no cabe duda de que poco a poco irán ofreciendo el sitio que se merece como una representante más de la Corona.