Sofia de Suecia no quería pasar desapercibida en la gala QX Gay 2022, que entregaba sus premios anuales en Estocolmo y de la que ella y su marido, Carlos Felipe de Suecia, fueron protagonistas al ser elegidos para otorgar uno de los galardones.

Artículo recomendado

Carlos Felipe y Sofia de Suecia reaparecen sustituyendo a los monarcas suecos con nuevo estilismo de la princesa

Carlos Felipe y Sofia de Suecia reaparecen sustituyendo a los monarcas suecos con nuevo estilismo de la princesa

En representación de la Casa Real sueca, el hijo de los reyes Carlos Gustavo y Silvia y su mujer acudieron a esta cita LGTBI apoyando la lucha de tantas personas de este colectivo, representada en esta cita. Para la ocasión, la princesa optó por un estilismo de excepción: un precioso vestido de gala fuscia de mangas transparentes y falda de volantes, digno de una diva de Hollywood y firmado por un diseñador de su país, Lars Wallin, con una pequeña modificación con respecto al diseño original.

Carlos Felipe y Sofia de Suecia
Gtres

Para la entrega del galardón al Hetero del Año, que fue a parar al artista Benjamin Ingrosso, la pareja royal subió al escenario muy emocionada y divertida. Así pudimos ver cómo Carlos Felipe y Sofia iban conjuntados de color fucsia, tono del vestido de la princesa y de la flor de la solapa del esmoquin que llevaba su marido.

Sofi de Suecia eliminó un detalle de la prenda original, que tenía una abertura en la parte central del top y lo cerró para que fuera menos atrevido. Pero si hay algo que llamó la atención en su estilismo fueron los pendientes más originales y llamativos de su joyero.

Carlos Felipe y Sofia de Suecia
Gtres

Se trata de unas piezas que no pertenecen a la colección real, pero muy favorecedoras para la princesa. Firmados por Clara Fina que, pese a ese nombre tan español, es sueca, están realizados a mano en un taller de Gotemburgo, y su precio ronda los 530 euros.

En forma de nube, la que cuelgan tres filas con otros tres corazones rojos enganchados entre sí con apliques dorados. A pesar de que podrían parecer algo infantiles, la princesa supo escogerlos bien para la ocasión. El pelo recogido en una coleta deshecha permitió que tuvieran el protagonismo deseado. Todo un acierto con el que la cuñada de la princesa Victoria se ganó con creces a su público.