Parece que el silencio que el rey emérito Juan Carlos ha guardado durante este último año ha sido únicamente público. Desde su marcha de España en verano del año pasado, poco se ha sabido del exsoberano, quien reside actualmente en Abu Dabi. Sin embargo, sí que ha mantenido diversas conversaciones con una periodista y amiga sobre cómo se ha sentido a lo largo de todos estos meses, unas declaraciones de lo más intrigantes que podrían salir a la luz próximamente.

Artículo relacionado

Así, Laurence Debray le ha ayudado a soltar todo lo que ha vivido pero también se ha guardado este año, mostrando cómo es su vida en Emiratos Árabes y asegurando la mala relación que desde su partida mantiene con su hijo, el rey Felipe VI. Parece que incluso no hubo felicitación por su 83º cumpleaños el pasado mes de enero. Lo informa la revista Paris Match, primer medio en tener acceso a esta publicación en la que el marido de la reina Sofía afirma que "algunos están muy contentos de que me marchara".

Juan Carlos y Felipe
Getty

Unas palabras con las que podría estar refiriéndose a su nuera, la reina Letizia, y que saldrán a la venta en menos de una semana (el próximo 6 de octubre) bajo el título de Mi rey venido a menos. La publicación habla también del legado que dejó en España, asegurando que "las instituciones que dejé deberían ser suficientes. Ellas hablan por sí mismas. Pero es cierto, las instituciones se destruyen más fácilmente que se construyen".

Su vuelta también le ha dado para desahogarse, dando a entender que por el momento no la tiene prevista ya que en Emiratos Árabes puede mantener una vida más tranquila y alejada de la presión mediática. "Aquí no molesto a la Corona", contesta cuando se le pregunta sobre el por qué de su marcha.

Artículo relacionado

Con quien sí mantiene contacto prácticamente a diario es con sus hijas, Elena y Cristina, y su mujer. Ellas siguen siendo su mayor apoyo, ahora en la distancia, y desde una residencia exclusiva en la que cuenta con varias personas de servicio y seguridad.