La suya es una historia repleta de rumores y conjeturas desde el primer día, y así lo sigue siendo a pesar de haber cumplido recientemente diez años de matrimonio. Alberto y Charlene de Mónaco iniciaron su relación contra viento y marea, con veinte años de diferencia entre ellos y una familia monegasca poco partidaria de la decisión del soberano. Diez años más tarde, dos hijos en común y un sinfín de batallas ganadas, los príncipes continúan juntos... pero en la distancia.

Artículo recomendado

Las palabras más sentidas de Charlene de Mónaco desde Sudáfrica: "Alberto es el pilar de mi vida"

Las palabras más sentidas de Charlene de Mónaco desde Sudáfrica: "Alberto es el pilar de mi vida"

Ella, en Sudáfrica desde hace meses; él, en Mónaco. Alberto y Charlene no se libran de los anuncios de crisis en su matrimonio y, lo que es peor, de una ruptura inminente que ellos mismos están amortiguando con la distancia que ahora viven. Lo que desde el Principado están justificando como la incapacidad de la princesa de poder regresar por una infección, ya tiene más de una conjetura.

Alberto y Charlene de Mónaco
Gtres

Así lo ha publicado la revista alemana Bunte, lanzando al aire una peligrosa pregunta en su portada: "¿Se quedará para siempre Charlene en su antiguo hogar, Sudáfrica?", asegurando que desde Mónaco se lleva tiempo preparando su divorcio.

Fue a mediados del mes de marzo cuando la sudafricana voló hasta su país natal para acudir al funeral del rey zulú Goodwill Zwelithini kaBhekuzulu. Desde entonces, la princesa no ha sido vista en Mónaco. Únicamente se ha compartido una imagen familiar por los días de Pascua que podría haberse tomado en cualquier lugar del mundo ya que no se especifica la ubicación exacta.

Sin Charlene en Mónaco, lo que sí hemos podido ver es la visita de Alberto y los mellizos, Jacques y Gabriella, al país africano. La familia aprovechó este tiempo para celebrar un cumpleaños (el de la sobrina de la princesa) y realizar una bonita jornada de safari. Sin embargo, tanto el soberano como sus hijos regresaron al Principado dejando atrás a la exnadadora.

Así, hemos podido ver a Alberto y a los mellizos en diferentes actos públicos en los que siempre se ha echado de menos y nos hemos preguntado por Charlene. Así, Jacques y Gabriella se han convertido en el mejor apoyo de su padre, además de los mejores sustitutos de su madre, iniciando una agenda institucional tan precoz como necesaria para el Principado.

Alberto, Jacques y Gabriella de Mónaco
Palais Princier de Monaco

Calmado con la compañía de sus pequeños, ha sorprendido que Alberto no volviera a coger su jet privado para celebrar junto a su mujer su décimo aniversario de boda. Mientras tanto, ella sí ha querido mostrar su tristeza ante los medios de comunicación al no poder reunirse con su familia en un día tan especial para ellos.

"Es un momento estresante para mí. Extraño muchísimo a mi esposo e hijos. Apenas pude soportarlo cuando mi equipo médico me dijo que no podía regresar a casa para mi décimo aniversario de boda. Alberto es mi roca, mi fuerza, y ​​sin su amor y apoyo no podría sobrevivir a este doloroso momento", confesó la princesa en una entrevista concedida en Sudáfrica.